Votamos marcas, no políticos

Cuando hablamos de consumo, la simplificación de las marcas favorece la competencia, pero cuando hablamos de política, favorece la ingobernabilidad