En memoria de Miguel Ángel Blanco y de todas las víctimas del terrorismo

Es imposible olvidar aquellos días de angustia ante un secuestro con amenaza de muerte, consumada 48 horas después con cobardía