Las universidades juegan un papel fundamental en la construcción de un futuro más justo y medioambientalmente sostenible. De hecho, muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas apelan a la capacidad de estas instituciones para atraer talento y creatividad, así como para generar y difundir conocimiento. Se espera de ellas una implicación que vaya más allá del mundo académico: los campus han de convertirse en un ejemplo de eficiencia energética, gestión interna responsable y baja huella ecológica.

La Wageningen University & Research, situada en la provincia holandesa de Güeldres, lideró en 2017 el ranking mundial de las universidades más sostenibles del mundo; un índice llamado conocido como UI Green Metric que elabora cada año la Universitas de Indonesia. La Universidad de Alcalá, situada en la posición 16 de un total de 619, es el centro español mejor valorado en este estudio. El campus madrileño está también considerado como el tercero más sostenible del mundo según Coolmyplanet (una organización sin ánimo de lucro con sede en San Francisco). Éstas son algunas de las razones que justifican su buena reputación medioambiental.

  • Ha desarrollado su propia Guía de Buenas Prácticas Medioambientales, dirigida tanto a alumnos y profesores como a todo tipo de usuarios del campus.
  • 13,3 metros cuadrados de zonas verde por persona. La planificación de la superficie de los campus de la UAH concede mucha importancia a las zonas verdes y el Jardín Botánico, que cuenta con 260.000 metros cuadrados y 120.000 especies de flora. La UAH dispone de 1,36 km2 de zona verde por km2 de área edificado, por lo que a cada usuario de la Universidad le corresponden 13,3 m2.
  • Placas fotovoltaicas e instalación geotérmica. Desde el año 2012, toda la energía consumida en la Universidad de Alcalá proviene de fuentes de energía renovable, tal como certifica anualmente la Comisión Nacional de la Energía. Esta universidad cuenta con un Plan de Ahorro Energético que viene acompañado de un estudio minucioso anual, con el objetivo de que en 2020 se consiga reducir un 17% el gasto energético por superficie construida respecto al año 2010. Paralelamente, la UAH cuenta con una instalación de geotermia en el edificio Polivalente del Campus Externo para abastecer necesidades de climatización. El Jardín Botánico, por su parte, dispone de una instalación híbrida de fotovoltaica y minieólica que bombea agua del subsuelo para la recreación de un arroyo en el exterior. Además, el edificio Politécnico tiene una planta de tricogeneración de 465 kWe movida por gas natural. La mayor parte de la energía generada se vende a la red, y un porcentaje pequeño se emplea para la climatización del edificio.

La UAH cuenta con una instalación de geotermia en el edificio Polivalente del Campus Externo para abastecer necesidades de climatización

  • Reducción de emisiones. Entre el año 2002 y el 2010, las emisiones de CO2 procedentes del consumo energético se redujeron un 63%. El objetivo es llegar al 80% en 2050.
  • Gestión de todo tipo de residuos. El campus cuenta con más de un centenar de puntos de reciclaje, incluidos contenedores específicos para cartuchos y tóner; para sustancias peligrosas como pilas, baterías de móvil y residuos de laboratorios, o para el aceite vegetal procedente procedente de la cafetería. También existe una compactadora de cartón y papel para optimizar su transporte a centros de reciclado (es una manera indirecta de reducir la huella ecológica del propio proceso de reciclado).
Fotolinera de la UAH

Fotolinera de la UAH

  • Fotolineras y servicio gratuito de alquiler de bicicletas: La existencia de una fotolinera en el campus ha traído consigo, en paralelo, la adquisición de una flota de vehículos eléctricos por parte de la UAH para realizar determinadas funciones. Por otra parte, el Proyecto “Muévete en bici” incluye un servicio gratuito de alquiler-préstamo de bicicletas que permite moverse en bici por el campus, la ciudad de Alcalá, e incluso llevarse la bicicleta a casa. Paralelamente, para evitar el uso del coche privado se puso en marcha hace años una plataforma que facilita que los alumnos encuentren personas para compartir el vehículo con el que acuden a la universidad. Cuentan también con un servicio gratuito de alquiler-préstamo de bicicletas y una fotolinera para vehículos eléctricos. Cuenta además con otros dos puntos de carga de vehículos eléctricos, uno junto al edificio de Enfermería (Campus Científico Tecnológico) y otro en el Colegio de Málaga (campus Histórico).
  • Compras Verdes. Los pliegos de los concursos públicos que abre la Universidad de Alcalá para los servicios de cafeterías y comedores incorporan directrices de Compra Verde y Comercio Justo. Además, a la hora de adquirir material y maquinaria, se prioriza aquellos productos con etiqueta ecológica europea y ecodiseño.
  • Excelencia de la formación específica en Medio Ambiente. Entre su oferta académica, la UAH ofrece grados y postgrados relacionados con el medio ambiente que cursa casi el 13% de los alumnos del campus. Algunos de estos estudios, como el Grado en Ciencias Ambientales o los Másteres en Espacios Naturales Protegidos o Restauración de Ecosistemas, figuran desde hace años entre los mejores de España. Existen programas de doctorado también relacionados con la ecología, conservación y restauración de ecosistemas, clima, energía y riesgo ambiental e hidrología. No en vano, la Universidad de Alcalá es la sede del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados-IMDEA Agua.
  • Premios a proyectos de investigación. Como coordinadora del proyecto Consolider Tragua, centrada en la reutilización de aguas residuales urbanas depuradas, la Universidad de Alcalá fue merecedora en 2010 de un Premio a la Excelencia de la International Water Association. En 2011 recibió a su vez el Premio 3M a la Innovación por la investigación acerca del “Sistema de predicción de contaminación urbana basada en modelos de computación neuronal”.

«La Universidad de Alcalá lleva años comprometida con el medio ambiente, y ha sido pionera en muchos aspectos (el primer punto de recarga de vehículos eléctricos con energía solar se instaló en nuestro Campus, y también fuimos de los primeros en neutralizar las emisiones de CO2 procedentes de la combustión de gas, por ejemplo) -indica a El Independiente María Jesús Such, vicerrectora de Responsabilidad Social y Extensión Universitaria de la UAH-. Más recientemente, nuestra Universidad ha recibido dos nuevas certificaciones que demuestran nuestra implicación en esta ámbito: se trata de la certificación ISO 50001:2011 para la prestación del servicio de gestión, mantenimiento y mejora de la eficiencia de la iluminación de los tres campus de la UAH y de la ISO 14001:2015, que garantiza un sistema de gestión ambiental siguiendo los estándares de calidad internacional. Las medidas que hemos ido implementando nos sitúan, año tras año, entre las universidades más sostenibles del mundo según el índice Greenmetric. Pero somos conscientes de que la preservación del medio ambiente nos exige un esfuerzo continuo, incorporar criterios de sostenibilidad en todas nuestras actuaciones y, sobre todo, acciones de sensibilización que implican a toda la comunidad universitaria».