En pleno boom de comercio online, el negocio de mensajería no para de crecer. Hace dos años, en 2016, se enviaron en todo el mundo un total de 65.000 millones de paquetes. Según los datos de Pitney Bowes, esta cifra supone un aumento del 48% en comparación con 2014. En el último trimestre de 2017, un 43% de los internautas realizó alguna compra online, según el Panel de Hogares CNMC, lo que supone que nueve de cada diez compradores online recibieron algún paquete asociado a esas compras.

Este incremento lleva aparejado el aumento de operadores dedicados a la logística y empresas de transporte; un sector que implica la utilización de vehículos pesados con una preocupante capacidad de aumentar los niveles de contaminación a nivel mundial. Es por ello que compañías como DHL, UPS y Seur están apostando por transformar su flota con vehículos sostenibles. Otras como Koiki y Cleta realizan sus entregas en bicicleta, aunque es cierto que su modelo de negocio es completamente distinto, ya que se basa en una red de microcentros urbanos de proximidad. La moto eléctrica –con la que operan empresas de mensajería implantadas en España como EcoScooting- es otra solución interesante en este camino común hacia la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 11 de ODS de la Agenda 2030.

Objetivo: Reducir emisiones

UPS adoptó hace algún tiempo “un enfoque mundial en toda la empresa para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en flotas de vehículos e instalaciones. “Invertimos en combustible alternativo y vehículos de tecnología avanzada para innovar con más soluciones sostenibles que causen menos impacto en el medio ambiente. Para ello, nos hemos asociado con fabricantes, organismos gubernamentales y organizaciones sin ánimo de lucro, declara UPS en su página web.

Recientemente ha sido DHL la que se ha unido a esta transición ecológica dentro del sector de la mensajería. Su programa GoGreen tiene como objetivo reducir a cero todas las emisiones relacionadas con la logística en 2050. Por ejemplo, DHL Freight ha adquirido camiones Stralis a gas natural licuado de IVECO en Bélgica. “Estos camiones se emplearán para crear una solución de transporte sostenible para uno de los desarrolladores y vendedores de calzado y ropa deportiva más grandes del mundo”, explica Uwe Brinks, CEO de DHL Freight. “Como una excelente alternativa de larga distancia al diésel, el gas natural ofrece una gran oportunidad, ya que este transporte ofrece la posibilidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de partículas, además de conllevar otros beneficios como la reducción del ruido y el ahorro de costes”.

Entre otras acciones, DHL también ha incorporado a su flota dos camiones eléctricos para distancias más cortas en los alrededores de Berlín. También se están utilizando otras estrategias de reducción de emisiones, como superestructuras de camiones que ahorran combustible y, por lo tanto, reducen las emisiones. Éstos incluyen el remolque de lágrima aerodinámico, que tiene un techo en forma de gota para reducir la resistencia del aire reduciendo el consumo de combustible a un 10% sobre los camiones pesados convencionales.