Los incendios y la desertificación suponen un grave problema en España. Como ejemplo se puede señalar que el año pasado ardieron más de medio millón de hectáreas y, según un informe del Ministerio de Medio Ambiente, tres millones de hectáreas de zonas húmedas pasarán a áridas en 2100. La solución a este hecho pasa por la reforestación. Sin embargo, no todo está perdido pues las nuevas tecnologías llegan al rescate del medio ambiente. Los drones de CO2 Revolution replantarán hasta 100.000 árboles en un día para luchar contra el cambio climático y poner su granito de arena en la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 13.

El Parque Natural del Alto Tajo ha sido el primer territorio en conocer las bondades de esta nueva forma de replantar. La startup española lanzó hace unos meses semillas de especies autóctonas en las más de 1200 hectáreas devastadas hace seis años por un gran incendio. CO2 Revolution nació con el trasfondo de la pregunta sobre cual podría ser una forma eficiente de combatir el cambio climático y la respuesta que encontraron fue la de plantar diez mil millones de árboles en los próximos 10 años creando así ecosistemas completos con la décima parte del coste y del tiempo actual.

¿Y qué sistema siguen? Desde CO2 Revolution trabajan, según señala el cofundador de la startup Javier Sánchez con “una semilla inteligente que es capaz de germinar en un 80% de sus probabilidades la lances donde la lances por lo que tan solo necesitamos una extensión de terreno”. Antes de poner en vuelo los drones, realizan un estudio en el que se tienen en cuenta todas las variables que intervienen en la creación del nuevo ecosistema y se selecciona el procedimiento más adecuado. Tras ello, los drones, que llevan adosados unos depósitos, son cargados con las iseed, cápsulas biodegradables con la semilla pregerminada junto a todos los elementos que se necesitan para su crecimiento. Los drones sobrevuelan el terreno y gracias al sistema de navegación y el avanzado software que se utiliza se lleva a cabo la plantación.

La reforestación es fundamentar para rebajar el CO2 y luchar contra el cambio climático. Es por ello que diferentes asociaciones llevan años replantando las superficies quemadas. La Fundación Aquae acaba de plantar más de 800 árboles en Valderrey y Valorio (Zamora) para recuperar más de 10.000 metros cuadrados de superficie forestal arrasada por los incendios. Estas acciones están dentro del proyecto ‘Sembrando Oxígeno’ que desde 2015 ha plantado más de 8.000 árboles en zonas que han sufrido un incendio o sufren pérdida de masa forestal.

La empresa BioCarbono, con sede en Oxford, también usan esta servicultura de precisión para repoblar de árboles el mundo. Con ello se usa la información geoespacial con el fin de planificar, realizar una correcta gestión forestal así como realizar operaciones silvícolas específicas de cada lugar. El delta del río Irrawaddy, en Birmania, replantaron mediante este sistema 2,7 millones de árboles restaurando los bosques locales.

La Fundación Aquae, dentro del proyecto ‘Sembrando Oxígeno’, ha plantado desde 2015 más de 8.000 árboles. Fotografía: Fundación Aquae

Los drones o la ‘manera clásica’ no son las únicas soluciones que se están llevando a cabo en el planeta. La empresa Lockheed Martin Aerospace está llevando a término desde hace años la Misión Seedbomb consistente en utilizar un avión bombardero cargado de Cápsulas de Semillas. Cada una de las cápsulas, que están fabricadas con plástico biodegradable, contiene un suelo artificial cultivado con semillas que siguen un proceso interno similar al de un invernadero. Con ello esparcen las semillas sobre terrenos áridos donde la vegetación natural ha desaparecido

Pero no solo para reducir el CO2 se replantan árboles. Recientemente, la Organización para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas (FAO) ha hecho públicos una serie de datos sobre los beneficios que proporcionan los árboles en las áreas urbanas. Desde la FAO destacan que su colocación estratégica puede bajar la temperatura del aire entre dos y ocho grados. Además, de ayudar al correcto uso de la energía, ya que los árboles pueden reducen las necesidades de aire acondicionado en un 30 por ciento y ahorran entre un 20 y un 50 por ciento de calefacción si están colocados adecuadamente.