El caos operativo que sufrió Vueling en los primeros días de este verano le está pasando factura. La aerolínea tuvo que cancelar cientos de vuelos por no disponer de aviones ni plantilla suficiente para atender una programación de vuelos demasiado ambiciosa para esta temporada de verano, dejando en tierra a miles de pasajeros. Desde entonces la compañía ha reducido vuelos y ha anunciado el cierre de algunas de sus bases de operaciones con el objetivo de reordenar su red.

Y ahora la filial de IAG –el holding que también agrupa a Iberia y British Airways- sufre un parón en el crecimiento del número de pasajeros que mantenía desde hace años. Vueling incrementó su cifra de pasajeros sólo un 1,5% en agosto en España y un 6% en septiembre.  Leves incrementos que contrastan con los muy fuertes incrementos de entre el 10% y el 20% que ha mantenido de manera persistente durante los últimos tres años, fruto del ambicioso plan de expansión en que se había embarcado.

Vueling crecía un 16% hasta junio, justo antes del caos en los aeropuertos. En agosto creció un 1,5% y en septiembre un 6%

Con su más directo rival zozobrando, Ryanair abre brecha y se confirma como la mayor aerolínea en el mercado español. El gigante del bajo coste sigue siendo la compañía que más y mejor está sabiendo aprovechar el boom del turismo en España y, entre enero y septiembre, logró elevar un 13,7% su tráfico de pasajeros, hasta superar los 26,7 millones.

La aerolínea irlandesa, líder en España desde 2010, amplía su posición de dominio y aleja a sus más directos competidores. Vueling creció un 10,6% hasta septiembre, con 17,8 millones de viajeros. Unos datos en el que ya se deja notar el frenazo por sus problemas operativos: entre enero y junio, justo antes del caos en los aeropuertos, Vueling se apuntaba un alza del tráfico en el mercado español del 16%.

Y, por su parte, la suma de Iberia y su filial de bajo coste Express –que comparten operativa y se reparten rutas en España y Europa- también se aleja de la cabeza del ranking y siguió creciendo a un ritmo inferior al de Ryanair. Entre las dos compañías elevaron  un 9,9% sus pasajeros hasta septiembre, acumulando 13,7 millones de viajeros.

Ryanair quiere una cuarta parte del mercado

Los planes de Ryanair pasan por controlar en cinco años hasta un 25% de todo el tráfico de viajeros en España, desde la cuota del 18% con que cuenta actualmente. La aerolínea dirigida por Michael O’Leary se ha rearmado en el mercado nacional con nuevas rutas y más vuelos en conexiones ya existentes, y ha colocado a España como uno de los grandes polos de expansión para los próximos años (sobre todo, después del parón de sus planes de crecimiento en Reino Unido como consecuencia del Brexit).

Ryanair alcanza los 26,7 millones de pasajeros en lo que va de año, casi lo mismo que Vueling e Iberia juntas

El consejero delegado Ryanair, Michael O’Leary, aprovechó su última visita a España hace justo un mes para presumir de la imparable marcha de la compañía y para alardear de que el resto de compañías se ven incapaces de seguirle el ritmo. Y, de paso, para arrogarse ser la principal causa de todos los problemas que tienen sus rivales. “Las otras compañías no pueden competir con nuestras tarifas”, sentenció el ejecutivo, que avanzó que durante este año el precio de sus billetes caerá otro 10% a pesar de ser ya los más baratos del mercado. Y, de hecho, no ocultó su opinión de que la pretensión de sus grandes rivales de seguirle el paso a Ryanair ha sido el detonante del “caos en Vueling” y de que “Iberia haga más recortes y despidos”.

En paralelo, crecimientos más modestos registraron otros de sus rivales: easyJet, con un 5,8% y más de 10,8 millones de pasajeros, y Air Europa, con un alza del 4% y algo menos de 8,2 millones de viajeros. Y eso que la low cost británica acaba de abrir su base de operaciones en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, confirmando su apuesta por España; y la aerolínea del grupo Globalia se encuentra en pleno proceso de expansión internacional con nuevos vuelos hacia Latinoamérica y Europa.

La compañía que más crece, y con mucha diferencia, es la low cost Norwegian, que ha situado el mercado español como uno de los grandes mercados de crecimiento y que se ha atrevido a entrar de lleno también en la pugna por los vuelos domésticos hacia los grandes destinos turísticos nacionales (singularmente Canarias y Baleares). Norwegian se ha apuntado un fortísimo incremento del 26,7%, hasta superar los 5 millones de viajeros.