La Comisión Europea ya tiene en sus manos el Plan Presupuestario para 2017. Se trata de un avance de las cuentas del próximo año, que serán actualizadas cuando se forme el nuevo Gobierno. El documento, al que ha tenido acceso El Independiente, fue remitido en la tarde de ayer a Bruselas. Las autoridades comunitarias examinarán ahora el plan, que consiste, básicamente, en una prórroga de los presupuestos de 2016 y una extensión de las previsiones incluidas en la última revisión del cuadro macroeconómico, el pasado mes de julio. El Gobierno está en funciones, lo que le incapacita para tomar decisiones de calado que tengan que ver con los ingresos o los gastos del Estado. Estas son las principales claves del Plan.

  • Ajuste latente de 5.000 millones

El presidente que ocupe el Palacio de la Moncloa, sea del color que sea, tendrá que afrontar una herencia envenenada nada más tomar posesión. Habrá de aplicar un severo ajuste de 5.000 millones de euros. Es necesario para que España pueda cumplir con el objetivo de déficit en 2017. El desequilibrio presupuestario alcanzará este año el 4,6% acordado y descencerá al 3,6% el que viene, cinco décimas por encima del objetivo, que equivalen a 5.000 millones de desfase. «Esto se debe a que en las proyecciones para 2017 no se han considerado las medidas que permitirían cumplir con el objetivo de déficit fijado en el marco del Procedimiento por Déficit Excesivo, y que serán decisión del próximo Gobierno», señala el Plan remitido a Bruselas.

  • Sin nuevas medidas por el parón político

«El Plan Presupuestario 2017 del Reino de España viene marcado por la situación actual del Gobierno en funciones que tiene limitada su actuación al despacho de asuntos ordinarios», arranca el documento enviado a la Comisión. Con las manos atadas por la situación de interinidad, el Ejecutivo se limita a enumerar las tres medidas de ajuste con las que intenta atajar el déficit. La primera y más contundente es el adelanto de los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades, que permitirá ingresar 8.300 millones. A esta partida hay que asumir los cambios en las bonificaciones sobre el Impuesto sobre el Patrimonio, que ahorrarán 1.300 millones. Y el probable incremento de los ingresos a través de la subida del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). «Al no existir presupuesto estos dejarían de aplicarse, si bien los mecanismos instrumentados permiten su aplicación y un incremento de la recaudación en 24 millones de euros», precisa el documento.

  • Ralentización del crecimiento

La economía crecerá más, por encima seguramente de muchos países de la Eurozona. Pero lo hará a un ritmo menor al registrado este año. El PIB aumentará un 2,9% este año, «debido a una evolución de la actividad en el segundo trimestre más favorable de lo esperado». Pero para 2017, «se prevé cierta moderación en el ritmo de crecimiento de la economía española, con un incremento del PIB real del 2,3 por ciento», señala el documento. Es decir, seis décimas por debajo del dato que se espera registrar este año.

  • Previsión «conservadora» de tipos

El Plan Presupuestario prevé que se mantenga el escenario de tipos de interés bajos. No obstante el ahorro será menos pronunciado. «El gasto en intereses será una de las partidas que más se reduzcan en 2016, más de un 7%, en un contexto de reducción del déficit y consolidación de la recuperación económica, por encima de nuestros socios europeos, con ganancias de confianza que afectan a bajos tipos de interés. Para 2017, se ha realizado una previsión conservadora, teniendo en cuenta que los tipos de financiación se encuentran ya en niveles mínimos, y por tanto la reducción del gasto en intereses el próximo año no será tan pronunciada como va a ser en 2016».

  • Millonario ahorro en intereses para las CCAA

El Gobierno recuerda en el documento el importante ahorro que acumulan las comunidades autónomas gracias a los distintos mecanismos de financiación de la deuda aplicados. «En 2016, se estima que el ahorro de intereses experimentado por las CCAA como consecuencia de su adhesión a los mecanismos adicionales de financiación alcanzará 3.066 millones de euros. A lo largo de la vida de los mecanismos, el ahorro estimado asciende a 47.915millones de euros», apunta.

  • Petróleo más caro

El Plan Presupuestario augura una subida de seis dólares del barril de petróleo, impulsada por los acuerdos que está impulsando la OPEP con otros países exportadores. El presupuesto de 2017 se construirá, en principio, con una previsión de 49,1 dólares por barril, frente a los 43,2 dólares estimados este año. El precio del crudo ha sido, junto a los tipos de interés, uno de los factores coyunturales que más ha favorecido al Gobierno de Mariano Rajoy.

  • Mínima subida de las pensiones y menos prestaciones

El Gobierno confirma a Bruselas que las pensiones crecerán de media un 0,25% en 2017. Esta subida implica que los pensionistas perderán poder adquisitivo, ya que el Índice de Precios al Consumo sobrepasará, seguramente, esa cifra a final de año. Se trata de la primera vez que ocurre desde que se aplica la nueva fórmula de cálculo para la revalorización de las pensiones.

  • Se mantiene la promesa de empleo

El Ejecutivo confía en que el mercado laboral siga dando buenas noticias el próximo año. «En 2016 y 2017 se estima una creación neta acumulada de 900.000 empleos y una reducción del paro de un millón de personas, situándose el número de ocupados en 19 millones y la tasa de paro por debajo del 17% de la población activa, a finales de 2017».