La banca europea recobra el pulso en bolsa. Tras un año plagado de episodios convulsos, el sector financiero empieza a enmendar su rumbo sobre el parqué y se sitúa a un paso de borrar las pérdidas ocasionadas por el Brexit.

El índice sectorial bancario del Stoxx 600 ha alcanzado este viernes los 150 puntos, un nivel que no tocaba desde el pasado 23 de junio, justo antes de que el voto favorable a la salida del Reino Unido de la Unión Europea provocara un descalabro en los mercados financieros.

El buen tono del sector ha sido especialmente perceptible en las últimas semanas. En apenas 14 sesiones, el índice sectorial ha remontado más de un 7%. Una mejora que es también perceptible en España, donde la banca del Ibex ha recuperado más de 11.000 millones de euros en capitalización en dos semanas.

Los bancos del Ibex han recuperado más de 11.000 millones en capitalización en dos semanas

Entidades como BBVA y Santander acumulan ganancias entre el 15% y el 10% en octubre. Y también grandes entidades europeas, como BNP y UniCredit registran en el periodo alzas de doble dígito.

Incluso el gigante alemán Deutsche Bank ha dejado atrás los pesares generados por la amenaza de una millonaria multa en EEUU y ha remontado más del 13%, alentado, entre otras razones, por los rumores sobre el interés de los fondos soberanos de Qatar y Abu Dhabi y un inversor chino por hacerse con un 25% del banco.

En opinión de Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities, una de las claves de la remontada reciente del sector se encuentra en «la posibilidad de que las políticas de expansión monetaria de los bancos centrales estén cerca de comenzar a remitir, lo que ha provocado un repunte de las rentabilidades de los bonos las últimas semanas que ha hecho que muchos inversores vuelvan a ver los bancos como una oportunidad».

La política de tipos bajos que ha llevado a cabo el Banco Central Europeo en los últimos años ha sido una de las claves del mal tono del sector financiero en Europa, que ha perdido un tercio de su valor en los últimos 15 meses.

Débiles perspectivas

Esa caída ha dado lugar a unas valoraciones históricamente bajas, que, unido a la poca exposición de los inversores al sector y al exceso de liquidez actual, han jugado a favor del repunte de la banca en las últimas semanas, según explica Pablo García, director general de Carax-Alphavalue. Sin embargo, García advierte de que el mal tono del sector «está justificado por la falta de visibilidad, con la curva de tipos invertida y las constantes revisiones a la baja de los resultados».

El repunte de la rentabilidad de los bonos, ante el temor a una retirada de los estímulos, ha jugado a favor de la banca

Las presentaciones de resultados del tercer trimestre, que tendrán lugar en las próximas semanas, serán clave, por lo tanto, para considerar la posibilidad de que el sector prolongue su escalada bursátil. «No obstante, con los tipos de interés a los niveles actuales y la demanda de crédito muy floja es complicado hacer banca. El negocio ha cambiado y las entidades deberán convencer a los inversores que están tomando las medidas adecuadas para ajustas sus estructuras y su estrategia al nuevo escenario», advierte Fernández-Figares.

Una cautela que es compartida por Nuria García, analista de Ahorro Corporación. «Es pronto para recomendar comprar la banca de manera generalizada porque hay cambios regulatorios importantes aún pendientes y el entorno actual y el que seguirá habiendo a medio plazo seguirá siendo muy complicado para la generación de ingresos», apunta.