Apple sigue siendo la empresa más rentable del mundo. Así lo dicen los resultados que acaba de presentar, los respectivos al cierre del ejercicio fiscal 2016 de la compañía. En el último trimestre del mismo Apple ingresó 42.916 millones de euros y su beneficio neto se quedó en 8.228 millones de euros. Ambas cifras son extraordinarias, pero han caído sustancialmente respecto al mismo periodo del año anterior, cuando las ventas de la firma alcanzaron los 46.759 millones de euros y los ingresos rozaron los 10.200 millones de euros.

En el año 2015 los ingresos se dispararon hasta los 214.070 millones de euros y Apple registró un récord empresarial en cuanto a los beneficios con 48.800 millones de euros. Sin embargo, en el total del 2016 la compañía se ha embolsado 194.541 millones de euros y las ganancias se quedaron en los 41.800 millones de euros.

Esas cifras, nunca presentadas por una compañía, alcanzaron magnitudes de récord gracias al fuerte aumento de las ventas en China. Apple consiguió aumentar sus ventas en el gigante asiático un 99% en el año 2015 respecto al año anterior, lo que impulsó las ganancias de la firma. Si el ejercicio pasado el gigante asiático dio la de cal, en este le ha tocado dar la de arena.

El futuro para Apple en China se presenta más que complicado. Las ventas han caído casi un 30% desde los 11.474 millones de euros del cuarto trimestre del ejercicio 2015 hasta los 8.052 millones de euros del último trimestre del 2016, datos que contrastan con el aumento de las ventas en Japón y la estabilidad de las cifras en el resto de lo que la firma califica como zona Asia-Pacífico.

La situación es difícil para el gigante de Cupertino. Según un estudio de UBS Securities entre el 80% y el 90% de los potenciales compradores de un smartphone en China ya tienen teléfono.

Además, los expertos inciden en que sus competidores en el gigante asiático, como Oppo o Vivo, están ganándole la partida enfocándose en los canales tradicionales de ventas minoristas, aprovechando unas redes de distribución más amplias.

Con el descenso de las cifras en ese país, el CEO de Apple, Tim Cook, ya ha dejado entrever que los esfuerzos de la compañía pueden empezar a enfocarse en India, donde las ventas han aumentado un 50%. «Creemos que sólo estamos rascando la superficie allí», explicó Cook.

Esta posibilidad es aplaudida por los analistas de Citi, quienes resaltan que si la compañía elevara la cuota de mercado del iPhone en India desde algo menos del 2% actual a niveles similares a los que tiene en China (en torno al 13% del mercado), esto supondría la venta entre 15 y 20 millones de dispositivos al año. No obstante, desde el banco de inversión reconocen que los desafíos serán muy elevados en un entorno de fuerte competencia, con los fabricantes chinos cada vez más enfocándose en el mercado indio.

Tras la presentación de los resultados, la cotización de Apple retrocedía un 3,3%el periodo de negociación premarket. Este mal tono, que se produce después de que el valor remontara un 21% en los últimos tres meses (frente a la caída del 1% registrada por el S&P 500 en el mismo periodo), es explicada por los expertos, entre otras cuestiones, por el escaso optimismo mostrado por la compañía sobre la posibilidad de sacar rédito de los problemas de Samsung.

«Mientras que algunos inversores pueden estar tentados de cambiar a Apple, muchos podrían verse desanimados por las diferencias entre el sistema operativo Android y el iOS de Apple», advierten en Cantor Fitzgerald. Además, desde Jackdaw Research consideran que la compañía puede estar limitada para sacar rédito de un aumento de la demanda, dada la escasez de oferta de sus nuevos modelos de iPhone y, especialmente, iPhone 7s.

En cualquier caso, las firmas de análisis también encuentran notas positivas en los mensajes de Apple. Así, en Nomura resaltan las previsiones de ingresos para el próximo trimestre, de entre 76.000 y 78.000 millones de dólares, que superan los cálculos de los analistas. No obstante, estas cifras se ven empañadas por un margen de beneficios que seguirá impactado por los costes de producción y la fortaleza del dólar.

Y en Citi resaltan la buena marcha del negocio de servicios, como el App Store, y el incremento de los flujos de caja operativos por 16.000 millones de dólares, que eleva el monto disponible en caja por la compañía hasta los 237.000 millones.

Sufre el iPhone

El gran baluarte de la firma es el iPhone, es el vertical más importante y el que más ingresos genera para la compañía. De hecho se venden el triple de smartphones que iPad y Mac juntos. En el último trimestre del ejercicio 2016 Apple vendió 45,5 millones de iPhone, un descenso respecto a los 48,04 millones de unidades que colocó en el mismo periodo del año 2015. Es el tercer trimestre consecutivo con caídas en las cifras de venta del gadget estrella.

Las ventas por este producto llevaron a las arcas de Apple 25.806 millones de euros, un descenso importante respecto a los 29.517 millones de euros del año pasado. El impacto del iPhone 7, el flamante último modelo que se presentó el 7 de septiembre, aún no se ha dejado notar porque cuando se cerró el ejercicio apenas llevaba dos semanas a la venta.

Cook si comentó que las proyecciones de ventas del nuevo terminal están «superando todas las expectativas». La firma ya informó de que el stock se había agotado en las primeras semanas de venta, aunque no especificó cuantas unidades del dispositivo se habían puesto en el mercado.

iPad a la baja

Las ventas de la tableta también han bajado, aunque los ingresos por este concepto se han mantenido casi intactos. En el cuarto trimestre del año 2016 Apple colocó 9,26 millones de iPads, una cifra inferior a los 9,88 millones de un año antes. Sin embargo, la cifra de ventas se ha mantenido en el entorno de los 3.900 millones de euros gracias al aumento del precio de las tabletas, que ha crecido en casi 24 euros hasta los 420.

Esta circunstancia no parece exclusiva de Apple, si atenemos al estudio de IDC, una de las firmas líderes en estudios de mercados. Según estos informes, las ventas de tablets a nivel mundial cayeron un 12% durante el segundo trimestre del año en curso.

Mac y otros servicios

Apple tiene puestas muchas esperanzas en los nuevos Macs que presentará este mismo jueves, pues la de los portátiles es una división que necesita algo de aire. En el último trimestre del ejercicio 2016 la firma de Cupertino puso en el mercado 4,88 millones de unidades del laptop, cuando en el mismo periodo del 2015 vendió 5,7 millones. Los ingresos, por lo tanto, también se han visto mermados en más de 900 millones de euros.

El único punto positivo al que puede agarrarse Apple está en el sector que la firma califica como «servicios». Allí se engloban los servicios de licencias, la división de AppleCare o el aún en expansión Apple Pay. Los ingresos por este concepto se han elevado un 24% hasta los 5.700 millones de euros. Aquí se incluye también los ingresos provenientes de Apple Music, el servicio de música por streaming que ya ha superado los 17 millones de usuarios.

Los que no terminan de despegar son el resto de productos de Apple. Los ingresos que define la compañía como «otros productos», y que provienen de las ventas de iPod, Apple Watch, los productos Beats y Apple TV, alcanzaron los 2.170 millones de euros en el último trimestre del ejercicio 2016, frente a los 2.790 millones de euros del mismo periodo del año 2015.

Apple sigue calificando el Apple Watch como un producto multimillonario, pero de momento sigue sin ofrecer las cifras de ventas del smartwatch de manera individualizada. La segunda generación del reloj se presentó por todo el alto el pasado 7 de septiembre, pero no parece que de momento los usuarios hayan respondido a las altas expectativas de Apple.