No somos una marca de moda, somos una marca de personas». Así definen Raúl Hita, Rafa Muñoz y Jaime Serrano a su criatura. La han criado, la han hecho crecer y, ahora, están preparados para explotar todo su potencial.

C21 BeBrave es una start up española que vende relojes. El resumen, cortito y al pie, es ese. Como todos los pequeños emprendedores, la terna de granadinos empezó desde abajo. Juntaron 16.000 euros, tirando de ahorros y lo que pudieron captar en una ronda de financiación de familiares y amigos, y lo gastaron todo en pedir relojes y en construir una página web para venderlos. En pocas semanas tuvieron que hacer otro pedido.

Pero su proyecto no es uno más, quizás por eso de que son «una marca de personas» que repiten como un mantra. Los relojes, que se venden a precios que no superan los 65 euros dependiendo del tamaño de la esfera, sirven para ayudar a la aldea de Bodjondé, en Togo, hasta donde viaja un porcentaje de ese dinero. Gracias a eso C21 BeBrave ha financiado ya más de 1.400 matrículas y material escolar para que los niños de la aldea puedan ir a la escuela, gracias a la colaboración que mantiene la empresa con la Fundación Takeli.

Aquellos 16.000 euros ya quedan muy lejos. También la época en la que admitían «no saber lo que hacíamos». «Para este año la previsión es superar los 500.000 euros en facturación», explican a El Independiente. «Pero la idea es que el año que viene alcancemos los 1,2 millones de euros». El cambio no está en el dinero, sino en la mentalidad. «Antes no sabíamos lo que hacíamos. Ahora medimos y estudiamos todos, nos hemos profesionalizado», cuentan. Sea como fuere, estas son las claves del éxito de C21 BeBrave:

  • «La inversión inicial fue de 16.000 euros, que gastamos íntegramente en producto y en una página web. Pensábamos que era todo lo que necesitábamos para vender relojes por internet. Muy iluso por nuestra parte. A partir de ahí comenzamos a vender y a reinvertir todos los recursos en más producto y en mejorar el equipo técnico y humana. No hemos tenido inversores, por lo que hemos tenido la libertad de hacer lo que nos daba la gana con nuestro dinero, por así decirlo. Eso nos ha permitido crecer a nuestra manera. Eso sí, el crecimiento con recursos propios te limita, por lo que hemos decidido buscar financiación en business angels para poder seguir creciendo como nos demanda el mercado. Podíamos vender más, pero íbamos con el freno de mano por falta de recursos. Si todo va bien, tendremos la inversión necesaria para crecer más rápido».
  • «Al montar C21 BeBrave, lo último que nos quitaba el sueño era la gestión de las personas. Sin embargo, actualmente es la parte que más nos preocupa porque es el motor principal de todo. Tenemos claro que el éxito de un proyecto depende al 100% del equipo. Sin consigues que el equipo se involucre en el proyecto y todos remen en la misma dirección, la probabilidad de llegar a buen puerto es muy alta. Si no lo consigues, será el principio del fin de la empresa. Así de simple».
  • «Sobre el márketing hemos aprendido con el paso del tiempo. Antes no sabíamos nada, pero si tienes un negocio online no te queda otra que aprender lo más rápido posible. El márketing online cambia de la noche a la mañana y hay que actualizarse cada día. Lo que te funcionaba hace dos días hoy ya no funciona. Entendemos que para hacerlo bien se tienen que unir tres elementos: análisis de datos, marketing y el comportamiento social. La psicología es importante. Si usas cualquiera de esos tres factores sin tener en cuenta los otros, no conseguirás el máximo rendimiento de las campañas».
  • «Hemos crecido con la era digital, es algo que nos es natural. Sí es cierto que lo que antes cambiaba en tres años ahora cambio en uno o menos. Hay que adaptarse lo más rápido posible para no quedarse atrás y para ello es importante que en la empresa siempre haya gente joven que aporte nuevas ideas y conceptos que nosotros por ciertos motivos, por la edad sobre todo, se nos escapan».
  •  «Las redes sociales son fundamentales. Nuestra interacción con los usuarios es diaria y nos sirve para entender mucho mejor a todas esas personas que hay detrás de la pantalla del ordenador o móvil. Ahora, una marca sin mucha inversión económica puede llegar a miles y miles de personas si lo hace bien. Eso es algo que hace seis años era totalmente impensable. Y todo es gracias a las redes sociales, no sólo en un país si no en todo el mundo. Nosotros con la misma inversión hemos vendido en todo el mundo, algo que ahora vemos como normal pero que no lo es».
  • «La estrategia de ventas la hemos tenido clara desde el principio: 100% online. Sí es cierto que tenemos algunos puntos de venta físicos, estratégicos por decirlo de alguna manera. Pero son más para dar un servicio directo al cliente».
  • «El foco de crecimiento es España. Para final de 2016 esperamos superar los 500.000 euros de facturación y la idea es consolidarnos en 2017 superando los 1,2 millones en España. Antes de centrarnos en llegar a otro país haremos pequeñas inversiones en otros mercados para ir testando cuales son más receptivos. Habrá que estudiar dónde tiene mayor aceptación nuestro producto para poder introducirnos con más fuerza a finales de 2017″

«Nos hemos profesionalizado», repiten como un mantra. De momento, unas nuevas oficinas en el Paseo de la Castellana de Madrid y un crecimiento en las ventas a tres dígitos dicen que sí, ahora saben lo que hacen.