Qué pasaría si todos supiéramos que se está cometiendo un crimen y cómo se está resolviendo?». «¿Qué pasaría si todo el mundo en un radio de 400 metros se enterara de un delito en directo?». Con estas dos sentencias se presentó, hace unas pocas semanas, Vigilante. Esta aplicación, que de momento sólo ha sido desarrollada para dispositivos con iOS, puede significar una verdadera revolución.

De momento, ha empezado con mal pie: Apple la ha retirado de su tienda de aplicaciones hasta confirmar que cumple los requisitos de seguridad. En este caso, de seguridad para aquellos que instalan la aplicación.

Vigilante informa al usuario, en directo y al momento, de todos los crímenes que se están cometiendo a menos de 400 metros de él. Esta aplicación se sirve de los avisos que llegan al servicio de emergencias para elaborar este mapa delictivo.

«Es una tecnología que hace transparente el sistema de seguridad de emergencias», afirman desde Sp0n, la empresa que la ha desarrollado. «La información aparece en el mapa y así todo el mundo puede evitar el peligro potencial o grabarlo si es seguro».

Ahí es donde está el verdadero problema de esta aplicación: entorpecer el trabajo de las autoridades policiales. El primer vídeo promocional de la empresa lo pone de manifiesto. En él una mujer pide ayuda porque un hombre la está siguiendo. Esa información aparece en los dispositivos de la gente de alrededor, que corre a grabar los hechos y acaban provocando la huida del agresor.

Eso expone a la gente a sufrir una agresión. Convierte a los usuarios menos precavidos en víctimas potenciales. ¿Cómo evitar que los curiosos no se acerquen a la escena de un robo y que acaben heridos por los malhechores? Es imposible hacerlo.

«Es la Policía la que tiene que encargarse de los delitos que estén sucediendo, no una persona con un teléfono móvil», han dicho portavoces del cuerpo de Policía de Nueva York, la primera ciudad en la que estaba disponible Vigilante.

Disponibilidad

«Nuestro equipo ya está trabajando con Apple para resolver todos los problemas», han comentado desde Sp0n. «Confiamos en que muy pronto estará disponbile de nuevo». han explicado. Lo que sí es seguro es que la aplicación para Android ya está en marcha y en breve estará disponible, si no se da una situación similar a la de Apple.

Lo que es evidente es que, aunque no intervengan en la acción, tener a un puñado de personas alrededor del agresor grabando con sus teléfonos móviles no va a ayudar a que la Policía desarrolle mejor su actividad.

Los creadores de Vigilante tienen claro que esto va a ser así, pero aluden a la transparencia para justificar la utilidad de un producto que puede ser peligroso para aquellos que lo utilizan. Ahora le toca a Apple decidir el futuro de este servicio.