Cuando comencé a trabajar en este apasionante mundo de la bolsa y los mercados a mediados de los 90, una de las primeras lecciones que aprendí de mis superiores podría resumirse en la máxima: “chaval, no te equivoques, lo único que hace que la bolsa suba es que crezcan los beneficios de las empresas”.

En los últimos 20 años he visto, vivido en primera persona, y sobrevivido, a cracks bursátiles, burbujas de valoración de los activos, recesiones y quiebras de bancos de inversión americanos que han provocado bruscas variaciones de las Bolsas sin correlación alguna con la dirección de los beneficios empresariales.

Claramente hay otras variables que afectan de forma determinante a la cotización de las acciones como los tipos de interés,el precio del crudo, las materias primas, los escenarios macro y microeconómicas, las economías emergentes, las variables geopolíticas… Pero el tiempo me ha mostrado que las acciones que mejor se han comportado en el largo plazo -el único válido para un inversor en renta variable- son las que han incrementado sus beneficios de forma sostenible.

Chavales, lo único que hace que la bolsa suba de forma sostenida es que crezcan los beneficios de las empresas

Analizando la bolsa española vemos que el Ibex 35 cotiza hoy alrededor de los 9.000 puntos; está más de un 40% más barato que antes de la crisis del 2007, cuando alcanzó los 16.000 puntos. Y se espera que los beneficios de las empresas del Ibex asciendan en 2016 hasta cerca de los 35.000 millones de euros, es decir un 30% menos de los que obtuvieron en 2007.

En una aproximación simplista ante estos parámetros podríamos pensar que el Ibex tiene aún potencial alcista. Pero,¡ojo! Durante la crisis, gran parte de las empresas del Ibex han ampliado capital e incrementado el pago de dividendo en scrip dividend (acciones, en lugar de efectivo) con lo que algunas han llegado a triplicar su número de acciones. Conclusión: un beneficio neto por acción cercano a los 640 euros, aproximadamente un 45% por debajo de los ratio de 2007.

En cualquier caso, a la hora de invertir hoy lo que principalmente hay que tener en cuenta es que además las expectativas –en Bolsa realmente hay que fijarse en el futuro y no en el pasado- de crecimiento ordinario recurrente del Ibex para 2016 y 2017 son débiles y no muy esperanzadoras.

Definitivamente, y basándonos en criterios de valoración fundamental y a los ratios a los que cotizan las acciones hoy, en nuestra opinión la bolsa española no está barata. Mejor esperar o seleccionar aquellas compañías con un buen perfil de crecimiento de beneficios por acción.

Hoy, cuando se incorporan a nuestro equipo jóvenes en prácticas, lo primero que les aconsejo es: “chavales, no os equivoquéis, lo único que hace que la bolsa suba de forma sostenida es que crezcan los beneficios por acción de las empresas”.


Javier Colás Gómez de Barreda, director general de Mirabaud Securities en España

Colás se incorporó a Mirabaud en 2012 procedente de Nomura International, donde ejercía como director ejecutivo de la división de renta variable institucional. Cuenta con una trayectoria profesional demás de 20 años en el sector de la intermediación institucional en España, habiendo formado parte de entidades financieras clave como Santander Investment o Lehman Brothers. Es licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Autónoma de Madrid.