La Audiencia Nacional ha abierto un nuevo procedimiento a Abengoa por los delitos de administración desleal, societario y falseamiento de documentación contable al aceptar la querella presentada por un grupo de acreedores de la multinacional energética sevillana. Esta demanda se suma a la investigación que lleva a cabo la juez Carmen Lamela que se ha centrado en el papel jugado por los exresponsables de esta sociedad Felipe Benjumea y Manuel Sánchez que están bajo sospecha por haber cobrado indemnizaciones millonarias poco antes del preconcurso de acreedores.

La sala penal ha ordenado al juez Ismael Moreno que reabra esta causa que archivó el pasado mes de abril y le manda que cite a declarar en calidad de investigados a 19 personas que fueron miembros o exmiembros del consejo de administración de Abengoa y así como a las mercantiles de la empresa sevillana y la auditora Deloitte.

La primera causa

La investigación de Lamela se centra en los exresponsables de esta multinacional que está reestructurando su deuda para evitar el mayor concurso de acreedores. El fiscal Josep Perals se ha negado a ampliar esta investigación al resto del consejo de administración cuyos miembros declararon como testigos en esta causa el pasado mes de junio, entre ellos el exministro Josep Borrell.

La sala penal rechaza los argumentos del juez Moreno que se opuso a admitir a trámite esta querella porque las únicas pruebas que aportaba eran recortes de prensa. Sin embargo, los jueces de la sección cuarta (que ahora juzgan las tarjetas black) han decidido que los hechos denunciados revisten caracteres de delito y ordena al juez que escuche en calidad de investigados a estas personas y luego «decida acerca del resto de las pruebas pedidas con total libertad de criterio».