Los sindicatos CCOO y UGT ya tienen una propuesta salarial común para 2017 y esta misma tarde la han puesto sobre la mesa en la reunión mantenida con CEOE-Cepyme, la tercera para fijar los criterios salariales del próximo año en el marco del III Acuerdo Interconfederal para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).

Ambos sindicatos han demandado subidas salariales de entre el 1,8% y el 3% para el próximo año, dependiendo de la situación de cada empresa o sector, por encima del 1,5% fijado para 2016.

Esta horquilla fue acordada por los secretarios generales de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, y UGT, Pepe Álvarez,  en una reunión de urgencia mantenida este martes para enterrar el ‘hacha de guerra’ y reducir las diferencias que en los últimos meses han debilitado su unidad de acción, según adelantó El Independiente.

El acicate fue este último encuentro con la patronal CEOE-Cepyme para tratar de avanzar en las negociaciones sobre las subidas salariales para 2017, que deben culminar antes de que acabe el año.

Además, los líderes de CC.OO. y UGT no quiere llegar divididos a otra cita clave, la que mantendrán, junto a los empresarios, con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, el próximo 24 de noviembre.

Una propuesta para ganar poder adquisitivo

La propuesta en cuestión persigue que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo en 2017. Por ello, la revalorización mínima del 1,8% es superior a la previsión de inflación que recoge el cuadro macroeconómico del Gobierno, del 1,3%.

Por otro lado, los sindicatos pretenden que los empleados ganen cuota en el reparto de la renta nacional, frente a los beneficios empresariales, por lo que quieren que la subida salarial supere el incremento previsto de la productividad, fijado en el 1,6% en términos nominales.

Finalmente, la propuesta sindical incluye la incorporación de cláusulas de revisión salarial en los convenios para evitar una pérdida de poder adquisitivo en caso de que la inflación acabe superando las previsiones.

Las diferencias entre los sindicatos se remontan al mes de marzo

Las diferencias entre ambos sindicatos, que se remontan a la elección del secretario general de UGT el pasado mes de marzo, en sustitución del histórico líder sindical Cándido Méndez, han cristalizado desde el inicio en sus propuestas salariales para el próximo año.

Mientras que CC.OO. ha venido apostando por subidas salariales por encima del 1,5% fijado en el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) para este año, UGT se ha desmarcado con una propuesta que elevaba esta cifra hasta el 4%.

CC.OO. ha considerado desde el principio que llevar propuesta a la mesa de negociación con la patronal era un ejercicio de demagogia y de falta de realismo. Esta divergencia llegó incluso a desconvocar la reunión de los sindicatos con CEOE y Cepyme prevista para la pasada semana, según las mayoría de las fuentes consultadas. Finalmente, la horquilla salarial acordada por ambos sindicatos se ha quedado por debajo de ese 4%.

CEOE quiere realismo

Por su parte, el responsable de Relaciones Laborales de CEOE, Jordi García Viña, ha indicado a El Independiente que “una cosa es proponer lo que a uno le gustaría y otra lo que es la realidad”. En opinión de los empresarios, los salarios deben seguir contenidos en 2017 en tanto que, pese a que la recomendación para 2016 era que subieran hasta el 1,5%, la negociación de los convenios ha dado como resultado una subida media del 1,02% para los convenios con efectos solo en este año.

Ante esta lectura, los sindicatos replican que una cosa es la subida de los sueldos en el marco de los convenios colectivos y otra la evolución de los salarios en general. Según datos que maneja CC.OO., el conjunto de la masa salarial ha descendido en España casi un 5% este año.

Los sindicatos insisten en dar la vuelta a la reforma

Por otro lado, las centrales sindicales también quieren que las negociaciones salariales en el marco del III AENC se completen con otras para revertir en el ámbito bilateral cuestiones incluidas en la reforma laboral de 2012, sin perder su ánimo por derogarla por completo.

Los sindicatos quieren de cuestiones como el límite de un año para la prórroga automática de los convenios pendientes de renovación, la prioridad de los convenios de empresa o de los sectoriales o la toma de decisión en las modificaciones de las condiciones laborales de los trabajadores (‘descuelgues’).

Quieren diálogo con Rajoy más allá de las políticas activas de empleo

Por otro lado, el secretario de Acción Sindical de CC.OO., Ramón Górriz, ha explicado en rueda de prensa este miércoles que el Gobierno ha delimitado los temas a tratar en la reunión del diálogo social del 24 de noviembre al futuro de las pensiones, el programa de activación para el empleo y la Garantía Juvenil.

Ante esta ‘hoja de ruta’, Górriz ha avanzado que “no se puede hablar solo de políticas activas de empleo” y que las centrales pedirán al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que se pongan sobre la mesa “cosas reales, que la gente pueda percibir”.