El relevo del titular del Ministerio de Fomento no parece que vaya a cambiar la situación de punto muerto en el que se halla la Operación Chamartín, un proyecto que lleva 23 años anunciándose. Las declaraciones de Íñigo de la Serna la mañana del lunes 21 de noviembre en la cadena Cope sobre su próximo encuentro con Manuela Carmena auguran continuidad, es decir, una larga batalla judicial.

«La reunión con la alcaldesa pretende que ella me pueda trasladar cuál es su proyecto, pero también que yo pueda trasladarle los beneficios de una actuación que el Ministerio está defendiendo porque cree que, en términos de generación de empleo, disposición de infraestructuras, de espacios y dotaciones verdes, de mejora y modernización de la estación de Chamartín, es un proyecto de gran valor”, ha declarado De la Serna.

El Ayuntamiento que dirige Ahora Madrid presentó una alternativa al plan que concibió Distrito Castellana Norte (DCN: BBVA y la promotora San José) de 17.000 viviendas en el entorno de la estación de Chamartín, al norte de la capital: en vez de 17.000 se construirán prácticamente un tercio, unas 4.600 viviendas de acuerdo con los planes del área de Urbanismo del Consistorio. Fomento, que a través de Renfe y Adif posee el 70% del suelo potencialmente urbanizable, DCN y la Comunidad de Madrid se oponen a Carmena.

“Estamos hablando de muchos empleos, que se cifran en casi hasta 120.000 empleos, con una operación de más de 6.000 millones de euros. Es difícil encontrar operaciones que estén respaldadas, desde un punto de vista solvente, por socios que puedan moverse en esas cantidades», ha destacado el recién nombrado ministro de Fomento.

De la Serna se ha referido al recurso interpuesto por el ministerio, que ha sido elaborado por la Abogacía del Estado. «El Ministerio tiene interpuesto un recurso. En estos momentos, estamos dentro de ese proceso. Fomento, con el proyecto anterior recibía unos 1.200 millones para acometer una serie de infraestructuras necesarias y, por otro lado, conseguía mejorar también parte de lo que es el entorno de Chamartín”.

En realidad, esta inversión es confusa: Fomento mete en el mismo saco la alta velocidad al norte, el túnel de AVE que conectará Atocha con Chamartín o la conexión de esta última por Cercanías hasta el aeropuerto de Barajas. Ahora todo queda en manos de Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

“Ahora se está haciendo un planteamiento completamente diferente, en el que tendríamos que aportar nosotros esos terrenos y, en su caso, realizar una inversión desde lo público, es decir, con cargo a los ciudadanos”, ha terminado el ministro.