Un auto fechado este martes 30 de noviembre de 2016 permite a «vehículos de arrendamiento con conductor debidamente autorizados» sortear el cierre al tráfico rodado en la madrileña Gran Vía estas Navidades, una decisión del equipo de Manuela Carmena. En un auto al que ha tenido acceso El Independiente, el magistrado Carlos Gómez Iglesias suspende cautelarmente «la adopción de la medida provisionalísima de suspensión del decreto Número 811 del 24 de noviembre de 2016 de la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid por el que se establecen medidas de restricción del tráfico desde el día 2 de diciembre de 2016 al 8 de enero de 2017 en la calle Gran Vía, en el sentido en que se permite la circulación de los vehículos de arrendamiento con conductor».

Se trata de una auto judicial favorable a transportes alternativos como Uber y Cabify, conocidos como VTC (Vehículos de Transporte con Conductor) que estaban en un limbo tras anunciarse las restricciones a los vehículos particulares en la Gran Vía durante las próximas fiestas invernales. Solo podrían circular, de acuerdo con el anuncio municipal, taxis, servicios de emergencia, transporte público como autobuses, etcétera. Pero no a esta clase de transporte.

El recurso ha sido promovido por el letrado José Andrés Díez Herrera en representación de la patronal mayoritaria del sector de alquiler con conductor, Unauto-VTC. Este miércoles hay una reunión entre las empresas de VTC y el Ayuntamiento para comentar la problemática. «El Ayuntamiento no es el que nos permite circular por la Gran Vía sino un auto judicial. La concejala de Medio Ambiente lleva seis meses sin recibirnos», se quejan.

De acuerdo con fuentes del sector transportista, en la mañana del martes hubo una reunión entre el área de Medio Ambiente -que dirige la concejala de Equo Inés Sabanés- y varias de las empresas afectadas para tratar de llegar a un acuerdo. «Uber y otras habían expresado sus quejas porque con esta medida la autoridad municipal no les permitiría circular por la Gran Vía», una de las calles más emblemáticas del centro de Madrid. Al parecer el Consistorio estaba de acuerdo. Pero el auto vespertino entierra la restricción a las firmas que alquilan coches con chófer.

Las medidas de restricción van del 2 de diciembre al 8 de enero próximos, pero solo serán totales a partir del 23 de diciembre, durante toda la festividad navideña. El Ayuntamiento de Madrid espera normalizar esta restricción en la Gran Vía, así como ampliar aceras y hacer carriles bici, a partir de 2018, según publicó ayer este medio.