Tras varios meses de creciente tensión en el Consejo de Popular y dos últimas semanas de infarto, la entidad ha comunicado hoy la convocatoria de una reunión extraordinaria del Consejo de Administración para nombrar de Emilio Saracho, uno de los vicepresidentes mundiales de JPMorgan, como presidente de la entidad en sustitución de Ángel Ron.

En un hecho relevante remitido hoy a la CNMV, la entidad explica que «a propuesta unánime de la Comisión de Nombramientos, Gobierno y Responsabilidad Corporativa, se prevé que el Consejo apruebe por unanimidad proponer a la Junta General de Accionistas la designación de don Emilio Saracho Rodríguez de Torres como consejero y presidente del Consejo de Administración».

Según la nota, se estima que el proceso que conducirá a Saracho a la presidencia, «una vez aceptada su designación y adoptado el correspondiente acuerdo», concluya en el primer trimestre de 2017.

«Con posterioridad a la celebración del Consejo, Banco Popular informará de los acuerdos adoptados mediante la publicación de un hecho relevante complementario», añade la nota.

La previsible destitución de Ron llega tras varios meses de tensión en el seno del Consejo del banco, cuyo valor en Bolsa se ha desplomado más de un 70% en el año.

El mexicano Antonio del Valle, representante de un consorcio de accionistas aztecas que controla el 4,25% de Popular, es, en gran medida, el artífice del cambio en la cúpula del banco, ya que ha estado aglutinando los apoyos suficientes para relevar al primer ejecutivo de la entidad.

La semana pasada, durante la reunión mensual del Consejo, el grueso de los accionistas respaldó el plan estratégico de Ron, pero la propuesta del candidato Emilio Saracho, vicepresidente de JPMorgan a nivel mundial, presidente del grupo, ha convencido al grueso de los accionistas que forman parte del Consejo.

Junto a Del Valle, el ex presidente de Banco Pastor, José María Arias Mosquera, vicepresidente del órgano y representante de la Fundación Pedro Barrié; y Reyes Calderón Cuadrado, consejera coordinadora, son quienes han llevado la voz cantante en el proceso de relevo de Ron.

Punto de inflexión en la relación entre Ron y Del Valle

El punto de inflexión que deterioró la relación entre Del Valle y Ron fue la ampliación de capital que Popular realizó el pasado mes de junio por importe de 2.500 millones de euros. Fuentes próximas a la operación aseguran que el mexicano lanzó un órdago al banco al solicitar invertir 1.000 millones de euros para hacerse con el 20% del capital del banco que, sumando al paquete del que ya disponía, le habría otorgado el control de casi el 25% del grupo.

La entidad se negó a autorizar este movimiento, y Del Valle recibió las acciones que le correspondían, de acuerdo a su participación en el banco, por las que desembolsó 100 millones de euros.

Tras la ambición de controlar el 25% de Popular subyacía su intención de protagonizar una operación corporativa que le hubiese permitido, a posteriori, deshacer su inversión y minimizar o borrar las importantes pérdidas cosechadas en los últimos años.

El mexicano, de hecho, ya se había aproximado en varias ocasiones a Sabadell, BBVA y otras entidades, con el ánimo de impulsar una integración.