Todo lo que necesitas es una cámara y unas nociones básicas de edición de vídeos. Nada más. Seguramente en eso se basa el éxito que tienen. La gran explosión del mundo youtuber, que en nuestro país tiene la personificación en canales como los que gestionan ElRubius o Vegetta777, y su enorme popularidad han crecido tan rápido que aquellos que vieron el negocio antes que nadie también han hecho crecer sus cuentas bancarias.

Según un estudio elaborado por Forbes, los 10 youtubers que más ingresan del mundo se embolsaron entre todos 70,5 millones de dólares, casi 69 millones de euros, un 23% más que en el año anterior. El periodo de medición de estas cifras, elaboradas con los datos de Nielsen e IMBD entre otros, va desde junio de 2015 hasta el mismo mes de este año.

Es muy probable que Felix Avrid Ulf Kjelberg no le suene a casi nadie. Es el nombre real de PewDiePie, el rey de YouTube. Este sueco tiene 50,1 millones de suscriptores, más que nadie en el mundo, y sus vídeos se hacen populares al momento. Su fama llega al punto de que su libro This Book Loves You alcanzó las 112.000 unidades vendidas en sólo unos meses, según los datos de Nielsen.

El escandinavo ha sido noticia en los últimos días por dos motivos. El primero por ser el más rápido en alcanzar los 50 millones de suscriptores, y el segundo al anunciar que, una vez alcanzada esta cifra, borraría su canal de YouTube. Él mismo programó incluso la fecha, este pasado viernes por la tarde, aunque finalmente todo quedó en nada ya que terminó afirmando que la ventana con sus seguidores seguiría abierta.

PewDiePie ganó, gracias a sus vídeos, 15 millones de dólares, más de 14 millones de euros, en sólo un año. Sus ingresos han aumentado más de un 20% respecto a la anterior medición, gracias sobre todo a su serie en YouTube y a las pequeñas piezas que graba relacionadas con los videojuegos. El vídeo en el que anunció que dejaría su canal superó los 15 millones de reproducciones en tan solo una semana.

En segunda posición está Roman Atwood, un comediante natural del estado de Ohio, en el medio este de Estados Unidos. Atwood se embolsó el año pasado alrededor de 8 millones de dólares, más de 7,5 millones de euros, gracias a los más de 10 millones de suscriptores en su canal. A sus 33 años, este norteamericano ha conseguido aumentar sus ingresos un 70% respecto al año anterior gracias, en parte, a contratos de patrocinio y de anuncios que le han reportado más de 1,4 millones de euros. Es imagen, por ejemplo, de una marca de papel higiénico y tiene su propia línea de ropa: Smile More.

La tercera posición es para Lilly Singh, que se embolsó 7,5 millones de dólares, 7,1 millones de euros, durante los 12 meses que comprende el estudio. Esta youtuber canadiense de 28 años tiene más de 10,36 millones de seguidores en su canal SuperWoman,

Con 7 millones de dólares, unos 6,6 millones de euros, está el dúo cómico Smosh, formado por los californianos Ian Andrew Hecox y Daniel Anthony Padilla, ambos de 29 años, cuyos vídeos ya han superado los 6.000 millones de reproducciones desde que comenzaran con su canal en el año 2005. La fama les llegó cuando hicieron un playback con la canción de la serie de televisión Pokemon, que ahora cuenta con más de 24 millones de reproducciones.

Puede que no sean los que más suscriptores amasan, pero ambos destacan por su influencia. Cada uno a su manera, eso sí. Rosanna Pansino, nacida hace 31 años en Seattle, comenzó a cocinar en Youtube en el año 2010. Para ello se hizo con una cámara que le costó unos 75 euros. El año pasado facturó 6 millones de euros, más de 5,5 millones de euros, y puso en jaque a los famosos canales de cocina de televisión. Su libro de recetas, titulado Nerdy Nummies, ha vendido más de 120.000 copias gracias a sus 7,41 millones de suscriptores.

Por su parte, Tyler Oakley ha conseguido ser un icono de la comunidad LGTB a nivel mundial. «YouTube es un gran altavoz para las voces de las minorías», explica a Forbes. «Hace que la gente se sienta menos sola y les ayuda a pasar por procesos complicados. Cuando yo era joven y salí del armario no encontraba nada que me ayudara con lo que estaba viviendo», afirma.

Actualmente cuenta con 8,1 millones de suscriptores y su libro Binge es un best seller de The New York Times. El año pasado también se llevó más de 5,5 millones de euros, y su popularidad le ha llevado a asociarse con otro de los iconos de la comunidad LGTB en Estados Unidos, Ellen DeGeneres.

Los siguientes en la lista son los youtuber Germán Garmendia y Markiplier, dos de los más populares por número de suscriptores. La cuenta bancaria de ambos engordó 5,5 millones de dólares, 5,21 millones de euros, durante los 12 meses que comprende el estudio.

El primero, natural de Chile, tiene 30,3 millones de suscriptores con vídeos que superan los 40 millones de reproducciones. Cuenta con dos canales que, sumados, superan los 46 millones de seguidores. De hecho, fue el primer youtuber en superar los 10 millones de seguidores con dos canales distintos. El segundo, cuyo nombre real es Mark Edward Fischbach, se queda con apenas 15,5 millones de seguidores en su canal, plagado de piezas relacionadas con el mundo de los videojuegos.

Al final de este top 10 están el dúo Rhett & Link y Colleen Ballinger. Los primeros son naturales de Carolina del Norte y se conocieron en el colegio. Sus nombres reales son Rhett McLaughlin y Link Neal, y el año pasado se repartieron 5 millones de dólares, más de 4,7 millones de euros, gracias a los 4,2 millones de suscriptores que tiene su canal. Sus grandes éxitos son, sobre todo, los vídeos musicales.

Esa misma cantidad de dinero se llevó Colleen Ballinger. Esta californiana de 30 años, cuyo canal se llama PsychoSoprano, ha saltado a la fama mundial por ser la creadora y protagonista de Haters Back Off, una producción de la plataforma de contenidos en streaming Netflix basada en el personaje de Miranda Sings, que interpreta ella misma en sus vídeos.