Clínica Baviera se prepara para el desembarco de un nuevo socio en su capital. La compañía, fundada en 1992, por los hermanos Julio y Eduardo Baviera, está en el foco de interés de varios grupos internacionales, entre los que destaca la firma china Aier.

El grupo clínico ha confirmado en la mañana de este martes que un grupo de sus principales accionistas, con Corporación Financiera Alba a su cabeza, han dado mandato al banco Rothschild «para evaluar posibles opciones estratégicas e implementar un proceso de reconfiguración de la estructura accionarial de la sociedad».

Esta notificación se ha producido después de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) determinara suspender «cautelarmente y con efectos inmediatos», la cotización de Clínica Baviera «por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre los citados valores». Tras su vuelta a negociación, más de dos horas y media después, los títulos de Clínica Baviera han llegado a repuntar más de un 15%.

Accionistas propietarios de un 40% del capital del grupo estarían estudiando la venta de su participación

El supervisor de los mercados financieros reaccionaba de este modo a las informaciones publicadas este mismo martes por Expansión, en las que apuntaba a que Aier estaría preparando una opa (oferta pública de adquisición) sobre Clínica Baviera. Según estas informaciones, además de Corporación Financiera Alba, las familias Serratosa y Mora-Figueroa también estarían planeando la venta de su participación en la compañía. Todos ellos contabilizan un 40% de las acciones del grupo clínico.

Corporación Financiera Alba, el brazo financiero de la familia March, también ha confirmado el mandato en un comunicado a la CNMV. No obstante, ha insistido en que éste «no incluye un compromiso de venta de ninguno de estos accionistas y, aunque se han recibido diversas expresiones de interés de potenciales compradores, no se ha tomado ninguna decisión ni alcanzado ningún tipo de acuerdo en este sentido».

Clínica Baviera también ha informado de que ni Eduardo Baviera, presidente y consejero delegado del grupo, ni Julio Baviera están implicados en el proceso de venta, de modo que » su decisión de incorporarse al mismo dependerá de su evolución». La familia Baviera controla alrededor de un 30% del capital.

Según la normativa vigente, si Aier se hiciera con más del 30% de Clínica Baviera estaría obligada a lanzar una OPA. No obstante, el grupo chino podría solicitar una excepción, justificando que su entrada en el capital de la compañía se produce con un sentido industrial y no de control.

Presencia en Europa

El grupo Clínica Baviera es un centro médico especializado en tratamientos de oftalmología. Cuenta con 73 clínicas, ubicadas en España, Alemania, Austria e Italia. Su plantilla supera los 800 empleados y su facturación ascendió a 67 millones de euros durante los 9 primeros meses de 2016, un 10% más que en el mismo periodo del año anterior. Los beneficios casi se han triplicado, hasta los 6,1 millones.

La compañía, cotizada desde 2007, ha sufrido con intensidad sobre el parqué los avatares de la crisis económica y ha visto esfumarse más de la mitad de su valor en este periodo. Sin embargo, en los últimos tiempos ha logrado enderezar su marcha en bolsa y acumula un avance del 64% en el año, lo que le convierte en una de las diez compañías más alcistas de la bolsa española.