Ni los coches oficiales de dirigentes políticos y altos cargos ni plataformas de transporte alternativo como Uber o Cabify. El Ayuntamiento confirma a este medio que estas categorías se regirán este jueves 29 de diciembre «como los vehículos normales, por matrículas pares o impares en función del día». Así, ni el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, ni la alcaldesa Manuela Carmena, ni los ministros del Ejecutivo podrán viajar dentro de la almendra central capitalina si mañana tienen la mala fortuna de tener matrícula par.

Tampoco podrán hacerlo los vehículos de arrendamiento con conductor, popularmente conocidos como VTC, siempre dentro de la M-30 madrileña tras las restricciones al tráfico aprobadas ayer por el Ayuntamiento de la capital.

La insólita medida no le pilla por sorpresa a Metro de Madrid, dependiente del Gobierno regional. La comunidad ya previó 750.000 plazas extra para las fiestas navideñas, y las mantendrá durante la activación del tercer escenario del protocolo anti contaminación, que prohibirá este jueves 29 de diciembre circular a los vehículos con matrícula par dentro de la M-30 madrileña.

Sin coches oficiales

Fuentes de la comunidad explican que el dispositivo no necesita más refuerzo extra del previsto: «Para empezar, la contratación reciente de nuevos conductores de metro permite un refuerzo de 400.000 plazas. A estas hay que sumar otras 300.000 por las fechas navideñas», señalan en la Consejería de Transporte. Cada día transitan de media unas dos millones de personas en Madrid, pero la cifra cae mucho estos días por los festejos navideños. La frecuencia media del metro en horas punta, dicen en esta consejería, es de cuatro minutos aproximadamente. m

En la comunidad no están ni asombrados ni enfadados con el Ayuntamiento por la activación del protocolo anti polución, a diferencia del enfrentamiento que han mantenido durante los cortes de la Gran Vía: «La modificación del protocolo se realizó en febrero pasado y hemos tenido tiempo para prepararnos».

2.000 chóferes afectados

El Gobierno municipal ha aprobado limitar la circulación de vehículos en función de la matrícula: los días pares podrán circular los que tengan matrícula par; los días impares, los que tengan distintivo impar. Esta afectará a empresas como Uber o Cabify, similares al servicio de taxi, las cuales no están entre las exenciones reconocidas por el consistorio. En Madrid hay 2.000 vehículos con este tipo de autorización (y 4.000 conductores) que estarán afectados mientras dure el escenario 3 del protocolo anti contaminación del Ayuntamiento, que arranca este jueves 29 de diciembre.

En las exenciones no aparece tampoco la categoría de coches oficiales. Con todo, al entrar de lleno el protocolo en plenas fiestas navideñas el impacto para los cargos políticos con chófer será mucho más reducido que un día laboral. El Congreso de los Diputados permanece cerrado, por ejemplo.

Unauto guarda silencio

Así lo han confirmado portavoces municipales. «Solo podrán circular estos vehículos si son híbridos, de gas licuado o portan el certificado de cero emisiones emitido por la DGT», se limitan a responder en Cibeles. Es decir, los mismos condicionantes que afectan al resto de vehículos particulares.

Unauto, la patronal que engloba a este tipo de vehículos, desconocía a mediodía del martes si el veto se extendía a los VTC, cada vez más populares en todo el mundo a través de plataformas como Uber, ya que normalmente abaratan el precio del taxi y pueden contratarse mediante el teléfono móvil. Esta patronal prefiere guardar silencio antes de leer al detalle el decreto del equipo de Manuela Carmena, el primero de este tipo en la historia de España.

Afectados en la Gran Vía

Los VTC ya han sido objeto de polémica recientemente, con ocasión de los cortes en la Gran Vía. Inicialmente tenían prohibido el acceso a la arteria central de la capital madrileña durante los cortes al tráfico, pero un juez anuló la restricción mediante un auto antes de que se hiciera efectivo el cierre, a principios de diciembre.

Para combatir los efectos negativos, Uber ha decidido mandar un comunicado a sus clientes. Todos aquellos que compartan coche y se dividan el precio del viaje «tendrán un 50% de descuento automático», además de que «se desactivará el sistema de precios dinámicos para incrementar las alternativas de los ciudadanos durante las restricciones».