María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, ha aprovechado la presentación de resultados del banco para lanzar un alegato a favor del negocio bancario, en un momento en el que «el ruido mediático por las sentencias de las cláusulas suelo» ha puesto en el punto de mira al sector.

En su opinión, la sociedad española debería reflexionar sobre varios focos. En primer lugar, «hay un regocijo generalizado por las sentencias que van en contra de la banca y por las dificultados que atraviesa el sector, no sólo entre personas resentidas que hayan tenido algún tipo de problema concreto con la banca, sino a nivel general. Y, la verdad, es que es un despropósito, porque la banca es un elemento esencial de la economía. Parece que cunde la idea de que la banca es perversa por naturaleza. Es un tic del pasado que está volviendo, tener tanta manía a la banca». Recuerda que «en Bankinter no tenemos cláusulas suelo, pero no hay que ponerse de perfil.  Es un tema del sector».

Los bancos no somos los avaros de Mary Poppins, sino financiadores de sueños

Aunque Bankinter no ha incluido cláusulas suelo en sus préstamos para la compra de vivienda, sí tiene una cartera de 2.000 millones de euros de hipotecas multidivisas, que han desatado reclamaciones.

«El número de demandas está muy controlado. Estas hipotecas se dejaron de hacer en 2009 y teniendo en cuenta que el  perfil del cliente de Bankinter es medio alto, la mayor parte sabía perfectamente lo que firmaba», asegura. Aun así, la ejecutiva reconoce que «el banco se equivocó en la concesión de algunas hipotecas por personas que no tenían el perfil. Todos nos podemos equivocar. En aquéllos casos en los que nos hemos equivocado, corregimos el error, lo reparamos y tomamos medidas para que no vuelva a pasar, pero la mayor parte de los casos se ha concedido bien y defenderemos los intereses del banco».

«La banca nos hemos equivocado»

Le ejecutiva ha subrayado que «no todos los bancos somos iguales». Y ha recordado, en línea con las declaraciones vertidas el miércoles por Ana Botín, presidenta de Santander, durante la presentación de resultados del grupo, que «los bancos españoles, salvo excepciones, no hemos recibido ayudas y, en contra, hemos contribuido a ayudar a las antiguas cajas que han tenido problemas con 20.000 millones de euros».

Aun así, reconoce que «la banca nos hemos equivocado, hemos hecho las cosas mal y la prueba es la reestructuración de la banca». Pero, puntualiza: «Fueron las cajas de ahorros las que fueron rescatadas, dirigidas por políticos y no por profesionales».

El otro punto sobre el que reflexiona Dancausa es la «proliferación del negocio de reclamaciones, donde se mezclan casos de personas que han de ser defendidas, al tiempo que se estimula sin ningún tipo de escrúpulo a personas formadas a que se declaren analfabetas».

La presidente de Bankinter cita «la falacia de los cristales  rotos, en la que se estimula que se rompan los cristales porque es un buen negocios para el cristalero».

En este punto, la directiva se pregunta: «¿Qué estímulos vamos a tener los bancos para dar servicios y productos que van a ser reclamados, si es más rentable el negocio de la reclamación en sí, que la actividad bancaria? ¿A qué precio se van a dar las hipotecas? ¿Quién va a ser el valiente que va a ayudar a personas a hacer realidad el sueño de su vida de comprarse una vivienda?» En este sentido, bromea: «Nos somos los avaros de Mary Poppins, somos los financiadores de los sueños de la gente».

El tercer punto que preocupa a Dancausa es la seguridad jurídica. «Alterar las reglas a mitad partido dinamita la confianza y merma la seguridad jurídica. Hay que tener cuidado, porque puede detraer a muchas personas que no quieran invertir», apunta. Añade que, «antes en el sector de las renovables y ahora en banca», se desalientan las inversiones por «falta de seguridad jurídica».

Beneficios récord

Bankinter ha presentado un beneficio neto de 490,1 millones de euros en 2016, lo que supone un aumento del 30,4% respecto al ejercicio anterior. Son los mejores beneficios de la historia del banco y Dancausa ha destacado que «Bankinter es el banco más rentable del Ibex (ROE del 10,9%), el que mejor se ha comportado en bolsa en 2016 y en los últimos tres años y el mejor capitalizado».

El beneficio antes de impuestos se situó en 676,7 millones, lo que supone un incremento respecto al año anterior del 30,1%. La entidad ha destacado que estos resultados, que siguen basados en el negocio típico de clientes, incluyen los datos de actividad de Bankinter en Portugal, tras concluirse el pasado 1 de abril la operación de traspaso de todo el negocio adquirido a Barclays en ese país.

Sin tener en cuenta esta operación, el beneficio neto de Bankinter sería de 426,5 millones de euros, un 13,4% superior al de 2015, mientras que el beneficio antes de impuestos alcanzaría los 588,8 millones, un 13,2% más.

La rentabilidad sobre el capital invertido, ROE, sin tener en cuenta Portugal, se sitúa en el 10,9%.

Así, la morosidad del banco se redujo hasta el 4,01%, frente al 4,13% de hace un año, y ello pese a asumir las cifras de mora del negocio portugués, superiores a las del grupo en términos relativos. Excluyendo las cifras de Portugal, la mora se sitúa en un 3,56%, una ratio que es menos de la mitad que la media del sector.

En cuanto a la solvencia, Bankinter cierra el año con una ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ del 11,2%, y del 11,77% en el CET 1 ‘phased-in’, muy por encima de las exigencias del Banco Central Europeo (BCE) aplicables en 2017 para Bankinter, tras el ejercicio de revisión y evaluación supervisora (SREP), que son del 6,5%, las menores de la banca española.