Si eres un español medio, el año pasado comiste fuera de casa 157 veces, dos más que el año anterior. Cada vez que comiste fuera gastaste, de media, 4,82 euros y, sobre todo, fuiste a establecimientos de comida rápida, bares de tapas y cafeterías.

De las veces de más que saliste respecto al año anterior, al menos una fue para desayunar. Pero donde más dinero te dejaste fue en las cenas. Si eras de los que solían comprar para llevar, ahora preferirás que te lo lleven a casa.

Esta radiografía del consumo en bares y restaurantes la han realizado la asociación que agrupa a las grandes cadenas, Marcas de Restauración, junto a la consultora The NPD Group, a través de un estudio que hace balance del año 2016 para el sector de la restauración.

El sector, aseguran, ha consolidado su salida de la crisis el año pasado. 2015 había sido el punto de inflexión después de siete años de pérdidas – con un crecimiento del 1,4% – y en 2016 se ha afianzado con un aumento de la facturación de 648 millones de euros, un 1,9% más que el año anterior. Un porcentaje que se eleva al 7,8% si hablamos de las grandes cadenas de restauración que se agrupan en Marcas de Restauración. Esta asociación reúne a las principales cadenas del país, como Grupo Vips, Autogrill, McDonalds o Telepizza.

El servicio a domicilio «es una de las grandes palancas de crecimiento para el sector», reconoce Octavio Llamas, presidente de Marcas de Restauración. Se ha cambiado el take away (comprar para llevar) por el servicio a domicilio, una tendencia cada vez más en auge al calor del crecimiento de múltiples plataformas de envío, como Just Eat o Deliveroo. «El delivery supone actualmente un 3% para el sector, pero en cinco años calculamos que se haya multiplicado por tres hasta el 10%», afirma Llamas, que calificaba recientemente la perspectiva de crecimiento como «exponencial y salvaje».

Además del crecimiento de los establecimientos de servicio rápido – comida rápida, cafetería y bares de tapas -, destaca el aumento del ticket medio en italianos y hamburgueserías, es decir, cada vez estamos dispuestos a pagar más por pasta, pizzas y hamburguesas. El año pasado se produjo también un descenso de las promociones: «Ya no es necesario, en 2014 la principal motivación para acudir a un restaurante era el precio, en 2016 es el ambiente», dice Vicente Montesinos, presidente de The NPD Group.

La restauración, contra del cambio de hora: «El impacto sería peor que el de la ley antitabaco»

El debate político sobre el cambio del huso horario está sobre la  mesa. Se encuentra entre las 150 medidas pactadas por el Partido Popular y Ciudadanos y son muchas las voces que quieren extender el horario de las Islas Canarias al resto de la península. Sin embargo, para los restauradores, ésta sería una medida «catastrófica» que haría perder al sector «del orden de 2.000 millones de euros», ha reconocido Llamas.

Según los estudios de The NPD Group, «el impacto podría ser del 8-10% en pérdidas de facturación, peor que el de la ley anti tabaco», asegura Montesinos. Basan las cifras en el análisis de comportamientos de la semana antes y después del habitual cambio de hora. Además, añade,»el impacto sería más grande y duradero, ya que al contrario que en la  ley anti tabaco, éste afectaría a todo el mundo».

Temor a las subidas de IVA: “Por cada punto que suba nuestra facturación cae un 2,5%”

Entre las preocupaciones del sector para 2017, los restauradores temen especialmente una potencial subida del IVA. «Desconocemos cuál va a ser la trayectoria de la Economía en los próximos meses», afirma Llamas, «pero algunos ejemplos en Europa nos muestran un auténtico desastre». Según los cálculos de la asociación, cada punto de subida del IVA se refleja en una caída del 2,5% de la facturación.

También hay miedo a las llamadas «tasas verdes». Desde Marcas de Restauración, no están de acuerdo con que España vaya por detrás de Europa en este tipo de gravámenes. «En España se paga tanto por impuestos ‘verdes’ como en el resto de Europa, pero se han ido incluyendo como medidas parafiscales, por ejemplo, a través de los peajes eléctricos o del ‘punto verde'», dice Juan Ignacio Díaz, gerente de Marcas de Restauración.