Los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, han hecho públicas este martes las fechas de las nuevas movilizaciones que llevaban cocinando hace semanas para conseguir que el Gobierno y las organizaciones empresariales atiendan a sus reivindicaciones, especialmente en lo que se refiere a salarios, tal y como adelantó El Independiente.

Los sindicatos han convocado para este domingo, día 19, manifestaciones, concentraciones y actos sindicales de diversa naturaleza en más de 40 ciudades de España contra el encarecimiento de la vida, la pobreza y la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones. Además, preparan un marzo caliente con actos a pie de empresa a lo largo del mes de marzo.

Estas movilizaciones, según han detallado en rueda de prensa, cuentan con el apoyo del PSOE, IU y otras organizaciones integradas en la Cumbre Social, según informa Europa Press. No obstante, en el caso de Podemos, Toxo ha lamentado que el partido de Pablo Iglesias «está enfrascado con su Congreso», con lo que habrá que ver si su apoyo va más allá de la «simpatía» con las movilizaciones sindicales.

La segunda de las protestas organizada por los sindicatos tendrá lugar el próximo 22 de febrero en forma de concentraciones ante las sedes de la organizaciones empresariales en toda España para desbloquear la negociación colectiva, empezando por el acuerdo interconfederal de convenios para 2017, en el que se tiene dirimir la recomendación de las subidas salariales para este año.

«No hay acuerdo ni por el momento tampoco reuniones. Hemos mandado sendas cartas a las organizaciones empresariales con propuestas precisas sobre la evolución salarial para 2017. Planteamos también la posibilidad de ampliar la vigencia de ese acuerdo a dos o tres años, pero ninguna demanda se ha atendido y el tiempo se ha agotado. Estamos en los minutos de prórroga y es el momento de definir si va a haber o no acuerdo», ha señalado el dirigente de CC.OO.

En todo caso, haya o no acuerdo, los líderes sindicales han subrayado que van a impulsar la negociación colectiva en las empresas con las bandas salariales propuestas a la patronal (entre el 1,8% y el 3%), rechazando cualquier propuesta de subida salarial que parta del 0%. La patronal CEOE-Cepyme había propuesto, por su parte, subidas hasta el 1,5%, con un margen hasta el 2% en función de la evolución de la productividad y el absentismo.

Los sindicatos también se movilizarán el día 22 en el sector público. Aunque no han explicado en qué consistirán las protestas en este ámbito, es posible que se realice una concentración ante el Ministerio de Hacienda.

CC.OO. y UGT continuarán movilizándose en marzo, con protestas y actos centrados en la negociación colectiva, aunque aún tienen que definir la fecha. «En la segunda quincena de marzo estamos barajando otra ronda de movilizaciones en las empresas, más directamente relacionadas con la negociación colectiva, en forma de paros y concentraciones», han indicado.

No descartan huelgas

Sobre la posibilidad de ir a una huelga general, los dirigentes de CC.OO. y UGT no han descartado ningún escenario. De momento, esperan que estas movilizaciones logren arrancar del Gobierno y de los empresarios una respuesta satisfactoria. «Si no es así, diseñaremos nuevos escenarios de movilización hasta cambiar la situación», ha advertido Toxo.

Por parte, Álvarez ha subrayado que «ha habido un tiempo más que razonable para que las patronales y el Gobierno pudieran mover ficha» y ha pedido a la ciudadanía que salga a la calle para apoyar las reivindicaciones sindicales porque el actual «es un momento clave».

Respecto a la apertura de varias mesas de diálogo social acordada ayer por Gobierno, sindicatos y empresarios en una reunión con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, los dirigentes de CC.OO. y UGT han indicado que si éstas «no van acompañadas de presión en las empresas y en la sociedad «difícilmente» se podrán saltar las líneas rojas al diálogo social que impuso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado 24 de noviembre (no derogar sus reformas y evitar medidas que incumplan el cumplimiento de los objetivos de déficit).

Mediante estas movilizaciones, CC.OO. y UGT también reivindican la subida de las pensiones y el restablecimiento del IPC para actualizarlas, la creación de más y mejor empleo, la instauración de una prestación de ingresos mínimos y la derogación de las reformas laborales, entre otras demandas.