Las oficinas de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) del Ayuntamiento de Madrid están absolutamente desbordadas. Miles de solicitantes de Viviendas de Protección Oficial en régimen de alquiler hacen cola en la sede de la empresa, en la calle de Palos de la Frontera. Una estampa típica en las últimas semanas: casi 16.000 personas se han inscrito hasta la fecha, multiplicando por cinco el número de solicitudes válidas en junio de 2016 (algo más de 3.000) en apenas siete meses.

Con relación a 2014 (1.700 solicitudes de VPO), los trámites aceptados se multiplican por encima de nueve. Las cifras de candidatos no dejan de aumentar para un parque de algo más de 6.000 hogares a finales de 2016 (datos de la EMVS). Por eso el Consistorio que dirige Manuela Carmena trata de comprar más vivienda alquilable a los madrileños, sobre todo a los bancos, y ya cuenta con algún intento abortado como la oferta para comprar 150 viviendas, que el ayuntamiento ahora ha vuelto a presentar.

Cartel de cita previa recientemente instalado en la sede de la EMVS. Antes no existía.

Cartel de cita previa recientemente instalado en la sede de la EMVS.

La clave del sobreaforo hay que buscarla en la modificación de las condiciones de acceso que entró en vigor a finales de 2016: este cambio beneficia a los más desfavorecidos a nivel económico, reduciendo los ingresos máximos necesarios para solicitar una VPO, prohibiendo rellenar un formulario si ya se posee otra vivienda o aumentando la edad para entrar en el programa de arrendamiento juvenil hasta los 35 años, entre otras condiciones.

Las solicitudes se han multiplicado por seis desde junio pasado

«Miles de personas se quedan además sin entrar en las listas por diversas razones, por lo que la demanda que tenemos es incalculable», subraya una fuente de la EMVS. «Hemos tenido gente de Getafe o Móstoles que no está empadronada en Madrid capital pensando que la EMVS pertenece a la Comunidad que de ninguna manera puede inscribirse. Y así muchos más casos parecidos o distintos», añade.

De hecho, el pasado 7 de febrero la empresa de la vivienda estrenó un sistema de cita previa por Internet directamente relacionado con la avalancha. Igualmente, se ha acoplado un cartel en la puerta avisando de la existencia de la cita previa para que la gente no tenga que esperar horas.

El 7 de febrero la EMVS inauguró un sistema de cita previa para contener la demanda

Otras voces dicen que este sistema se debe a lo arcaico que resultaba el método anterior de atender sin cita previa. Una mujer de origen peruano relata a este medio que recientemente acudió a la sede de la EMVS a dejar patente su solicitud acompañada de una familiar. «Me tuve que ir a trabajar y volver otro día tras varias horas de espera».

Personal de la entidad municipal asegura que cada día puede pasar una cifra que varía entre los 200 y los 400 solicitantes diarios, una cifra insospechable hace solo unos pocos años.

Miles de solicitantes no cumplen los requisitos tras pasar horas de espera

«La política de vivienda de las corporaciones anteriores estaba destinada fundamentalmente a la venta, tanto de la vivienda libre como de la protegida, a entidades, fondos y particulares», indican en la EMVS. Ahora la política de vivienda social municipal ha cambiado, no se construyen nuevas promociones y todo el parque de VPO en manos del ayuntamiento está en régimen de alquiler.

«Precisamente», prosiguen en la empresa, «por la política anterior de vender la vivienda social, Madrid es una de las capitales europeas con un menor parque público de vivienda. Mientras Londres tiene un 16%, París un 19% y Viena un 27%, Madrid apenas supera el 1%».