El Tribunal Supremo echa un jarro de agua fría sobre las cuentas de BBVA, Abanca y Cajamar. Obligará a toda la banca a reintegrar lo cobrado de más a sus clientes por las cláusulas suelo abusivas, tal como exigía la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE del 21 de diciembre. La institución, sin embargo, precisa que no todas las cláusulas incumplen los principios de transparencia.

Estas tres entidades se negaban a devolver con carácter retroactivo las cantidades percibidas indebidamente, aferrándose al principio legal de la causa juzgada.

En mayo de 2013 fueron condenadas por el Supremo a eliminar estas cláusulas por falta de transparencia y a abonar lo correspondiente, a partir de esa fecha, pero no desde que se activó el tope que limitaba que los clientes se beneficiasen de la caída del euribor, entre 2008 y 2009.

Calculó un impacto máximo de 1.200 millones y provisionó 577 millones, que estima suficientes

La entidad que preside Francisco González esperaba en vilo la interpretación del texto europeo, al ser el banco más afectado por la sentencia. De momento, fuentes de la entidad señalan que sólo les ha llegado un comunicado escueto, por lo que, a falta de conocer todos los detalles, se limita a confirmar que BBVA «respetará y cumplirá la sentencia del Tribunal Supremo sin reservas y en cuanto recibamos la sentencia procederemos a atender las reclamaciones».

El banco está preparado para hacer reintegros exprés en cuanto analice la sentencia

El impacto máximo por cláusulas suelo para las cuentas de BBVA asciende a 1.200 millones de euros. Hasta la fecha, el banco ha realizado provisiones por valor de 577 millones. Pese a la brecha entre las dos cifras, el presidente del banco se mostró confiado en que no necesiten más dotaciones. “Hemos contratado a un experto independiente y ha analizado caso por caso”, aseguró en el marco de la presentación de resultados.

González aseguró el pasado 1 de febrero que, en cuanto el Tribunal Supremo se pronunciase sobre la sentencia que emitió a finales de diciembre el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), el banco abonaría de modo “exprés e inmediato” todo el dinero que corresponda.

CaixaBank, Sabadell y Popular podrán seguir defendiendo la legitimidad de sus cláusulas

“Los procedimientos ya están preparados para hacer la devolución”, apuntó González, en el marco de la presentación de los resultados de 2016. “Vamos a actuar con diligencia, dentro de la ley y defendiendo los intereses de nuestros clientes y accionistas”, indicó.

Las otras dos afectadas, Cajamar y Abanca, realizaron dotaciones para esta contingencia de 200 millones de euros, cada una.

No todas las cláusulas son nulas

El Tribunal Supremo consideró en su sentencia de 2013 que las cláusulas incorporadas a las hipotecas de BBVA, Cajamar y Abanca eran abusivas, por falta de transparencia. Sin embargo, no todas las cláusulas tienen esta consideración.

En el comunicado del Supremo, señala que las cláusulas aplicadas por Caja Rural de Teruel sí cumplen los criterios de transparencia, por lo que desestima el recurso que pretendía que fuese declaras nula.

Por tanto, CaixaBank, Sabadell, Popular y el resto de entidades podrán seguir defendiendo la legitimidad de sus cláusulas, en los casos en los que lo considere pertinente.

Frente a éstos, Bankia y BMN ya manifestaron su intención de devolver a todos los clientes lo que les corresponda, al fin de evitar los costes judiciales que supondría hacer frente a acciones legales.