El PSOE no apoyará el real decreto aprobado vía Consejo de Ministros este viernes 24 de febrero y que establece la reforma de la estiba, esto es, la liberalización de la contratación de los trabajadores del sector, los estibadores, en huelga a partir del próximo 6 de marzo. No lo apoyará de momento porque, según el diputado César Ramos, portavoz socialista en la Comisión de Fomento, «no se cumple ninguna de las tres condiciones» que el PSOE ha planteado al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

De acuerdo con Ramos, el real-decreto ley de Serna «ni defiende los puestos de trabajo, ni garantiza las condiciones laborales ni se basa en la paz social». Según el diputado extremeño, «nuestro voto ahora mismo es negativo. No vamos a apoyar algo que no cumpla esas tres condiciones». El Gobierno necesita al PSOE para sacar adelante esta medida, una que exige un fallo del Tribunal de Justicia de la UE, con el visto bueno de la Comisión Europea (CE).

De la Serna ha asegurado de hecho que las multas a España ya van por los 21 millones de euros. «Nosotros estamos a favor de cumplir con lo que dice Bruselas, pero en base a las tres condiciones que he comentado», prosigue Ramos. «Que no nos venga el Gobierno ahora con el cuento de los 21 millones porque la sentencia comunitaria es de diciembre de 2014. ¿Por qué el PP no hizo nada durante todo 2015 si gozaba de mayoría absoluta? ¿Por las elecciones?».

El Gobierno necesita al PSOE, y el titular de Fomento se ha mostrado hoy confiado de que tendrá el apoyo de la bancada socialista. Una vez aprobado por el Consejo de Ministros, el texto de la reforma pasa ahora al Congreso, donde el Ejecutivo cuenta con un plazo máximo de un mes para buscar apoyos suficientes entre los grupos parlamentarios para que sea validado. La reforma deberá aplicarse al cabo de tres años.

La reforma afecta a un sector básico para la economía española. Los estibadores garantizan la carga y descarga de la mercancía que entra y sale del país por mar, un volumen de carga anual valorado en unos 200.000 millones de euros, que supone el 86% de las exportaciones y el 60% de las importaciones.