Probablemente no son tan conocidos como los vinos o los aceites, pero los perfumes y cosméticos españoles ganan terreno. España es el cuarto exportador mundial de perfumes y el octavo en la categoría de perfumería y cosmética. Las empresas españolas vendieron el año pasado en el exterior 3.536 millones de euros en estos productos, un 40% más (1.000 millones) que en 2010.

«Tenemos la idea de que todo viene de fuera, pero éste es un sector muy nuestro y en pleno crecimiento», reivindica Val Díez, la directora general de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética, Stanpa. Y es que este sector exporta casi 200 millones más que el aceitero u 800 más que el del vino.

Las catalanas Isdin o Puig son algunas de las principales responsables del éxito español (la última ha duplicado su tamaño en la última década), o al menos las más conocidas, porque el 84% de las empresas del sector son pymes.

El destino de las exportaciones es muy diverso, hasta 150 países. Europa es el principal destino, con el 60% de las exportaciones, seguido de América Latina, que acapara el 11,3%. Se exportan sobre todo perfumes y cosmética de color (maquillaje, pintalabios…).

Cada español gasta 144 euros al año en perfumes y cosméticos

En 2016, cada español ha gastado 144 euros al año en perfumes y cosméticos, 20 euros más que la media europea. En lo que más se gasta es en productos de cuidado de la piel, seguido de productos de higiene personal y perfumes. En total, cada persona utiliza entre seis y ocho productos al día entre perfumería, cosmética, higiene y cuidado de la piel y el cabello.

El auge de la barba ha hecho caer un 3% las ventas de productos de afeitado

El producto que más ha incrementado sus ventas es el pintalabios, un 12%. Hasta 17 millones de unidades se han vendido en 2016, un auge aupado, según Stanpa, por la moda de los selfies. Otra moda, la de dejarse barba, ha sido menos beneficiosa para las compañías, que han perdido un 3% de las ventas de los productos de afeitado.

También crece el sector del lujo, una vez superada la crisis, con un impulso de los perfumes de alta gama un 5%, y los productos solares, que han incrementado sus ventas el 9% en 2016.

En general, el consumo ha crecido un 3,25% hasta los 6.657 millones de euros.

Frenazo del ecommerce

Aunque en 2016 ha crecido el 9% – las últimas estimaciones hablan de un mercado de 400 millones de euros -, no ha sido un buen año para el comercio electrónico de perfumería y cosmética, que en los tres años anteriores había crecido a ritmos superiores al 50%. Para Óscar Mateo, director de estudios de mercado de Stanpa, en el sector «no hay preocupación ni interés especial por el ecommerce», un ámbito que creen que «aún no ha explotado».

Mateo ha incidido en que, independientemente de las ventas, el sector está muy activo en Internet: «El sector genera siete millones de conversaciones online al año, el doble que el sector de la automoción».

En España se venden más del doble de falsificaciones que en la UE

Es precisamente en este canal de los que más sufre una de las grandes lacras del sector, la falsificación. «Es de lo que más preocupa al sector, no solo por el impacto económico sino por la posible afectación a la salud». El mercado español está, además, a la cabeza en falsificaciones. «La Agencia Europea de Propiedad Intelectual estimó que el sector pierde en Europa un 7,9% de las ventas por culpa de las copias falsas, y España está muy por encima de la media, con un 17,9%», ha recordado Díez.