La Mesa del Senado ha modificado este martes el Presupuesto de la Cámara que fue aprobado el pasado 21 de marzo para incluir una subida salarial del 1% para este año, que afectará tanto a los senadores como al resto de personal que presta servicios. Además, estas cuentas mantienen la suspensión de las aportaciones al Plan de Previsión Social de los trabajadores de la Cámara Alta.

Este incremento de las retribuciones supone un avance de la subida salarial que previsiblemente tendrán para este año los 3,5 millones de empleados públicos de España, en línea con el que ya tuvieron para el ejercicio 2016.

El pasado año, las subidas salariales en las Cortes Generales se trasladaron después al resto de los empleados públicos. Además, una comunicación oficial del Senado explica que este incremento retributivo del 1% previsto para 2017 fue «decidido por la Mesa General de Negociaciones de las Administraciones Públicas», lo que anticipa lo que el Gobierno podría ratificar mañana en la reunión de esta misma mesa a los sindicatos, comunidades autónomas y a la FEMO.

Asimismo, el vicepresidente del Senado, Pedro Sanz, ha declarado que esta modificación se ha llevado a cabo «de acuerdo con el Gobierno». En el caso del Congreso de los Diputados, la subida salarial aún no se ha dado por cerrada a la espera de lo que ocurra en dicha reunión.

Y es que fuentes del Ministerio de Hacienda insisten en que la negociación salarial con los sindicatos de la función pública «sigue abierta» en lo que se refiere a los sueldos públicos para este año.

El vicepresidente del Senado ha confirmado que este incremento se ha acordado con el Gobierno

En la última reunión celebrada el pasado miércoles en el marco de la Mesa General, los sindicatos consideraron que el aumento de la retribución de los empleados públicos debería ser, como mínimo, superior al IPC de 2017, que el Ejecutivo prevé que se sitúe en el 1,2%. De acuerdo con la marcha de las negociaciones, los representantes aseguraban que el tema salarial estaba «encallado», según informa Europa Press.

Así pues, de confirmarse mañana que la subida salarial de los empleados públicos será del 1% para este año, se abrirá la puerta a una nueva pérdida de poder adquisitivo para estos trabajadores.

Hasta la fecha, los sindicatos reclaman al Gobierno la recuperación del poder de compra perdido por los empleados públicos durante los años de crisis, tras la bajada del 5% aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010 y la congelación de los mismos al año siguiente, en 2011, y durante toda la legislatura de Mariano Rajoy.

La incógnita de la oferta de empleo público

En la reunión oficial de la Mesa General de Negociación de las Administraciones Públicas de este miércoles también se terminarán de fijar las cifras definitivas de la oferta de empleo público (OEP) de este año, que será de al menos 250.000 plazas de conversión de personal interino en fijo para los próximos tres ejercicios, con lo que se reducirá la interinidad del 25% actual al 8%.

Otra de las novedades de este año es que el Gobierno estaría dispuesto a incluir entre los ámbitos con una tasa de reposición de vacantes del 100%, entre los que ya están sanidad, justicia y educación, a los servicios de atención directa al público, de forma que se añadirían áreas como el de las oficinas de DNI, la Seguridad Social, los servicios de empleo o la Dirección General de Tráfico (DGT).