El presidente de British Airways, el español Álex Cruz, lleva días siendo el centro de las iras de los usuarios y de las feroces críticas de los sindicatos y de algunos medios de comunicación británicos después de que la compañía cancelara este fin de semana un millar de vuelos y dejara en tierra a unos 75.000 pasajeros por un fallo informático.

Ante los ataques, el grupo IAG –el holding que agrupa a British, Iberia y Vueling- respalda a su directivo. El presidente de IAG, Willie Walsh, ha dado su respaldo público al presidente de British Airways, tras los problemas informáticos que la compañía achaca a una subida brusca de tensión después de un apagón un centro de datos próximo al aeropuerto Heathrow en Londres.

Un portavoz de de IAG dijo al medio británico ‘The Telegraph’ que «Alex tiene el apoyo absoluto de Willie Walsh. En lo que respecta al consejero delegado de IAG, esto no tiene nada que ver con las decisiones que Alex ha tomado». El respaldo público de IAG al directivo español al frente de BA se produce tras las presiones que ponían en duda su continuidad al frente de la aerolínea británica. No obstante Cruz ya dijo que «no renunciaría».

Desde BA han centrado sus investigaciones sobre el motivo del apagón, encabezadas por el propio Cruz con la ayuda de especialistas externos en suministro de energía, en la fuente de alimentación de Boadicea House, uno de los dos centros de datos en las inmediaciones del aeropuerto de Heathrow, informa Europa Press.

La aerolínea británica proporcionó algunos detalles más del incidente en un nuevo comunicado. Si bien se produjo un fallo de alimentación eléctrica en un centro de datos cercano a Heathrow, el daño en los sistemas informáticos se produjo por un fuerte aumento en la tensión una vez que se restableció la electricidad.

«Hubo una pérdida total de energía en el centro de datos y la energía regresó de manera incontrolada, causando daños físicos a los servidores informáticos», explicó BA en un comunicado. «No fue un problema informático, fue un problema de alimentación eléctrica», dijo la empresa, que añadió que las investigaciones continúan para saber la causa del incidente.

BA ya había hablado en un comunicado de prensa publicado el lunes de «un aumento excepcional de energía» que fue tan fuerte que dejó invalidado el sistema de apoyo. El presidente ejecutivo de BA, Alex Cruz, rechazó además las críticas del sindicato GMB respecto a que el apagón podría haber sido evitado si la aerolínea no hubiera decidido externalizar puestos de trabajo de su departamento informático a India.