Las elecciones británica han deparado un confuso escenario político. El partido conservador, liderado por Theresa May, ha resultado vencedor, pero se ha quedado lejos de la mayoría necesaria para garantizarse el poder. Esta situación abre la puerta combinaciones de gobierno alternativas y sume al país en un escenario de incertidumbre política especialmente preocupante cuando se enfrenta al complicado reto de negociar su desconexión con la Unión Europea.

Los expertos temen que la situación sume al país en un periodo de debilidad política que tendría efectos muy adversos para sus intereses durante las negociaciones del Brexit. “El reloj del Brexit está haciendo tic tac y en este momento parece que Reino Unido va en camino de tener un gobierno débil y vacilante. Está previsto que las conversaciones oficiales del Brexit comiencen el 19 de junio pero Reino Unido no está en posición de comenzar las negociaciones en serio”, observa Hans Bevers, economista jefe de Bank Degroof Petercam.

Para Lucy O’Carroll, economista jefe de Aberdeen AM, “el resultado parece favorecer el poder de Europa en las negociaciones”.

Esa es la razón por la que la inquietud se ha extendido en la mañana de este viernes por los mercados financieros, con especial incidencia en el terreno de las divisas. La libra registraba sus mayores caídas desde que se conoció el resultado del referéndum sobre el Brexit, hace ya casi un año. La moneda británica restaba más de un 2% frente al euro y se situaba por debajo de los 1,13 euros por primera vez desde el pasado noviembre. En paralelo cedía más de un 1,2% en su cambio frente al dólar.

La bolsa británica abre con fuertes subidas, favorecida por la depreciación de la libra

“Este resultado introduce aún más incertidumbre en un camino ya poco claro hacia el Brexit. El impacto final sólo se revelará a medio plazo y dependerá de muchas variables, entre ellas quién dirigirá el Reino Unido en las negociaciones de Brexit y bajo qué mandato. Esto puede nublar las perspectivas para la economía del Reino Unido, que ya ha mostrado signos de desaceleración después de ser sorprendentemente resistente tras la votación del Brexit”, explica Julien Lafargue, estratega de renta variable de J.P. Morgan Banca Privada.

La situación resultaba muy diferente en los mercados de renta variable, donde el índice Ftse 100 británico se disparaba al alza, con ganancias superiores al 1,2%. “Por lo general una libra débil es positivo para el índice debido a su cerca de 70% de exposición a los ingresos extranjeros”, observa James Butterfill, director de análisis y estrategias de inversión de ETF Securities. Multinacionales como Diageo, Unilever o Rolls Royce abrían la sesión con ganancias superiores al 2,5%.

Sí sufrían en mayor medida las compañías con mayor exposición al negocio británico. Los bancos del país, como Lloyds y RBS registraban descensos en el entorno del 3%.

También en el mercado español se dejaban notar los ecos del resultado electoral británico. La aerolínea IAG abría con recortes superiores al 2,8% y Ferrovial también se situaba entre los pocos valores del día en terreno negativo, con caídas del 0,8%. “El principal riesgo se encuentra dentro de las empresas más expuestas al Reino Unido, pero diríamos que los inversores ya están descontando una perspectiva sombría para este grupo”, apunta Lafargue.