Liberbank está en el punto de mira del Ministerio de Economía y del Banco de España, en plena resaca del colapso de Popular. Si, tal como sucedió al que fuese el sexto banco español por activos, la desconfianza del mercado se trasladase a las oficinas y la entidad sufriese una crisis de liquidez, las instituciones están listas para actuar, confirman a El Independiente fuentes del entorno de los reguladores.

En las tres sesiones transcurridas desde que se produjo la intervención de Popular hasta el viernes, Liberbank vio esfumarse más de un 39% de su valor fundamentalmente por el ataque de los inversores bajistas (posiciones cortas).

Para evitar que estos fondos especuladores sigan tumbando  el valor de la acción, la CNMV ha resuelto prohibir durante un mes está práctica de inversión sobre Liberbank, una decisión que está generando polémica, ya que, de haberse aplicado a Popular, su desenlace podría haber sido diferente. La semana pasada, el que fuese el quinto banco español por activos fue invervenido por el FROB y el Mecanismo Único de Resolución Europeo por falta de liquidez y vendido posteriormente a Santander por un simbólico euro.

Liberbank asegura que su situación financiera es buena y que las oficinas operan con normalidad

La onda expansiva del colapso de Popular ha golpeado Liberbank, a pesar de que la entidad subraya que su situación financiera es buena, las oficinas están desarrollando su labor con normalidad y que en ningún caso sus problemas son comparables a los de Popular.

Fuentes del banco aseguran que “el banco dispone de unos óptimos niveles y ratios de liquidez”. A fecha de 31 de marzo de 2017, explican, cuenta con unos activos líquidos de 6.949 millones de euros, “todos ellos de disponibilidad inmediata”.

“Además, la ratio loan to deposit, que mide el equilibrio de financiación en el negocio minorista, se sitúa en el 87,4%, el mejor de los cotizados. Asimismo la ratio LCR (cobertura de liquidez), que indica el nivel de liquidez a corto plazo, alcanza el 332%, cuando el nivel de exigencia del 60%”, explican.

El banco está impulsando un proceso acelerado de venta de activos tóxicos. El volumen de la cartera de dudosos registró una disminución en el primer trimestre de 254 millones de euros (el 7,9%), y de 1.830 millones de euros en comparación marzo de 2016, lo que supone una reducción del 38,3%, “entre las más altas del sector”, indican.  Y añaden: “Además, en lo que va de año, la venta de activos improductivos es superior a los objetivos establecidos”.

El nivel de activos tóxicos y la mora son altos, pero se reducen con rapidez, señala la entidad

Desde el banco subrayan que “la cartera inmobiliaria está tasada a 2016 y 2017 -en su práctica totalidad de manera individualizada-, por lo tanto el volumen y valor de esos activos está actualizado de manera rigurosa; su situación es clara, transparente y sin ningún tipo de incertidumbre”.

Liberbank tiene una cobertura del 121% en la cartera de créditos dudosos, y el valor actualizado de los activos adjudicados representa el 129% del importe neto de la deuda asociada a los mismos, al cierre del primer trimestre.

Puntualiza que si bien la tasa de coberturas es diez puntos menor a la homogénea del sector, responde a que “no se incluyen condonaciones y quitas por adjudicados”.

Sobre la ratio de solvencia, el banco señala se situó en el  11,1% en marzo (fully loaded), pese a que utiliza el método estándar. “Está en fase de implantación los modelos de valoración internos IRB (Internal Rating-Based approach), que supondrán una mejora de la ratio de capital”, sostienen.

La ratio de mora es elevada, pero desciende con rapidez. En el primer trimestre cayó 95 puntos básicos y se situó en el 13%, frente al 19,5 por ciento de marzo del año pasado. Sin contar el segmento promotor, la tasa de mora sería del 8,6% en marzo. “La previsión es reducir la ratio de mora por debajo del 10% este año y situarla en el 7% en 2018”, indican desde Liberbank.

Fidentiis y Alantra recomiendan comprar

Firmas de inversión como Fidentiis respaldan el valor y recomiendan comprar sus títulos. “Creemos que Liberbank está muy barato. Pese al reciente pánico que se ha desatado en torno al valor, mantenemos nuestra visión de que la caída no atiende a fundamentales, incluso siendo cierto que la calidad de los activos sigue siendo una debilidad para el banco. A pesar de que el libro de activos improductivos es elevado, está cayendo con rapidez. Además, hay exceso de depósitos frente a créditos”, señalan los analistas.

Aun así, advierten de los riesgos. “En el caso de los bancos, la confianza es crítica, por lo que es importante ver que se estabiliza la acción para evitar que se deteriore la confianza del cliente, algo que impactaría en la base de depósitos. Si se estabiliza la cotización, creemos que es una muy buena oportunidad para entrar en el valor”, apuntan los expertos de Fidentiis.

También los expertos de Alantra, antigua N+1 se muestran optimistas con Liberbank. De hecho, han elevado su recomendación sobre el valor desde vender a comprar.

“Liberbank se había comportado bien hasta la resolución de Popular, ya que se había percibido como un valor para aprovechar una posible operación corporativa y por su potencial mejora con una subida en los tipos de interés. Durante 2017 recomendábamos vender el valor por la incertidumbre en torno a la calidad de sus activos, unas dudas que han emergido ahora, tras la caída de Popular. Sin embargo, no creemos que Liberbank vaya a convertirse en el próximo Popular y pensamos que la caída del valor ha ido demasiado lejos. Desde nuestro punto de vista, múltiplos de 0,27 veces valor en libros para un ROTE esperado del 6% para 2019 crea una buena oportunidad de compra”.

Otros analistas, por el contrario, se muestran especialmente cautos con el futuro de la entidad y la lectura que hacen de las cifras es menos optimista.

Alto perfil de riesgo

Los analistas de Bankinter recomiendan vende los títulos de Liberbank. Consideran que el retroceso de la acción en las últimas sesiones responde a la preocupación de los inversores por sus bajas tasas de cobertura y el elevado perfil de riesgo de la entidad.

“La tasa de mora se sitúa en el 13% en primer trimestre y supera ampliamente la media sectorial, de en torno al 9,8%, mientras que la ratio de cobertura es del 44,7% (frente al 51% del sector). La cobertura teniendo en cuenta los activos improductivos –principalmente inmobiliarios- se sitúa en el 42,1% (frente al 52% del sector). La ratio de capital alcanza el 11%, en línea con la media sectorial, pero según nuestras estimaciones el volumen de provisiones debería aumentar en hasta 550 millones para alcanzar unas ratios de cobertura similares a las del conjunto del sector”, explican desde Bankinter.

En este escenario, consideran que la ratio de capital podría deteriorarse hasta el nivel del 8,2%. Por eso, aunque Liberbank cotiza con unos múltiplos de valoración inferiores a la medida sectorial en términos de precio frente a su valor en libros, “entendemos que el perfil de riesgo del banco es muy alto y recomendamos Vender. Cabe destacar que la ratio que mide el volumen de activos improductivos en relación a los fondos propios –ratio Texas- es de casi el 300% frente el 100% en las principales entidades españolas, añaden desde Bankinter.