La onda expansiva de la caída de Banco Popular sigue generando convulsiones sobre el parqué. Y Liberbank se muestra como el valor más vulnerable a esta corriente de desconfianza.

Las acciones de la entidad formada por las antiguas cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura sufre este viernes un nuevo varapalo bursátil, con recortes que han llegado a superar el 35% y que al cierre se han situado en el 17,5%, prolongando el castigo sufrido en las jornadas previas. Así, en las tres sesiones transcurridas desde que se produjo la intervención de Banco Popular, Liberbank ha visto esfumarse más de un 39% de su valor. Enlaza ya catorce sesiones consecutivas sin cerrar al alza, en las que ha sufrido un recorte superior al 45%.

El banco cae a mínimos de diez meses, tras perder cerca de 400 millones de valor en tres días

Las acciones de la entidad caen a los 0,68 euros, situándose en mínimos de los últimos diezmeses. El valor bursátil de la entidad cae hasta poco más de 630 millones de euros, casi 400 millones menos que antes del rescate de Popular.

Los recortes de Liberbank, además se han producido con un notable repunte de los volúmenes de negociación, muestra de nerviosismo entre los inversores: durante la sesión del viernes se negociaron más de 66 millones de acciones, 33 veces más que su media diaria anual. Esta situación responde a los temores que ha provocado el caso de Popular, en el que una entidad a priori solvente pasó a ser inviable en apenas días a causa de sus problemas de liquidez y tuvo que ser intervenida por las autoridades, lo que llevó a sus accionistas a perder toda su inversión.

Ahora, el mercado mira con recelo la situación de Liberbank, al presentar algunas similitudes con el caso de Popular. “Una de las vías de contagio por las que estaría sufriendo la cotización de Liberbank es por la comparativa con Popular en cuanto a tamaño de activos improductivos: el primero era Popular y detrás estaría Liberbank, con un 33% de los activos ponderados por riesgo, y también por la comparativa en coberturas de adjudicados, una de las más bajas del sector por las características de su cartera, pero el mercado a día de hoy no discrimina”, explica Nuria García, analista de Ahorro Corporación.

Aunque Liberbank muestra también datos más sólidos en cuestiones clave como las ratios de capital, los inversores prefieren no asumir el riesgo de mantenerse en un banco con esas debilidades.

Su tasa de cobertura de activos adjudicados se sitúa muy por debajo de la media del sector

“Liberbank cotiza con unos múltiplos de valoración inferiores a la medida sectorial (precio/valor en libros de 0,3 veces frente 0,9/1,0 veces del sector) pero entendemos que el perfil de riesgo del banco es muy alto y recomendamos vender. Cabe destacar que la ratio que mide el volumen de activos improductivos en relación a los fondos propios –ratio Texas- es de casi el 300% (frente al 100% en las principales entidades españolas)”, advierten los analistas de Bankinter.

La entidad se enfrenta al reto común del sector de elevar su rentabilidad en un escenario complejo, por los bajos tipos de interés. En su caso, ese repunte de los márgenes se antoja imprescindible para poder llevar a cabo la reducción de los activos improductivos en su balance y elevar las tasas de cobertura. En caso contrario, el banco podría verse abocado a soluciones más dolorosas para sus accionistas, como una nueva ampliación de capital, tras la que llevó a cabo en 2014.