Carlos Torres Vila, consejero delegado de BBVA, considera que la consolidación del sector financiero no constituye una amenaza para la competitividad en España. “El sector bancario está muy fragmentado. No veo un oligopolio, tras las fusiones”, ha señalado en el marco del seminario organizado por la APIE (Asociación de Periodistas de Información Económica) y la UIMP (Universidad Internacional Menéndez Pelayo).

EL directivo considera que “la competencia aumenta por nuevos competidores, las fintech, que aprovechan la tecnología y el mundo digital para hacer nuevas cosas”.

El ejecutivo ha puesto el acento en la apuesta digital del banco “desde hace décadas”, aunque reconoce que hay que tener “paciencia” para que su efecto se vea en los resultados. “La actividad bancaria tiene una gran inercia porque el balance es a largo plazo y sólo el 10-15% del negocio se renueva cada año. Traducir la digitalización a los resultados lleva años, pero las métricas son reveladoras”.

El sector está fragmentado y la competencia aumenta por la llegada de las fintech

En este sentido, recuerda que “tienen más de 19 millones de clientes digitales y más de 13,5 millones que utilizan el móvil como canal de relación”. Además estos canales están creciendo exponencialmente sus ventas, que suponen ya más del 20% del total de productos vendidos en el mundo, con varios países que superan el 30%; en España son el 25%. “Son cifras impresionantes si uno piensa que hace apenas tres años la contribución de las ventas digitales era prácticamente nula”, ha recalcado Torres Vila.

El reto de la rentabilidad

BBVA terminó el primer trimestre de este año con una rentabilidad sobre activos (ROE) del 9,1%, frente al 6,7% del cierre de 2016. “Estamos en niveles de rentabilidad a la cabeza de la industria, si nos comparamos con la competencia relevante y teniendo en cuenta de dónde venimos”, sostiene Torres Vila.

“En España y en EEUU estamos viendo una recuperación importante de los índices de rentabilidad. España sufre el lastre de los activos inmobiliarios y nos falta de que recuperen los tipos de interés para mejorar estas métricas”, indica.

El consejero delegado del grupo destaca haber mantenido “un resultado sólido y de gran recurrencia en los últimos años, mientras nuestros competidores daban perdidas de miles de millones”.

Sobre el ámbito regulatorio, el ejecutivo ha resaltado la importancia del papel de las autoridades en la promoción del desarrollo tecnológico, como por ejemplo en el ámbito de los datos o para fomentar la adopción de tecnologías cloud, armonizando criterios entre jurisdicciones y supervisores.

Carlos Torres Vila también ha recordado que es necesario “habilitar entornos en los que probar productos y servicios financieros innovadores en el mercado, pero sin necesidad de cumplir temporalmente con toda la regulación aplicable”.

Esta práctica, que se conoce como sandbox regulatorio, ya existe en otros países como Reino Unido u Holanda. Carlos Torres Vila ha indicado que “España quizá pudiera llevarlo un paso más allá y aglutinar un espectro más amplio de autoridades que las puramente financieras. De este modo seríamos pioneros en el mundo con una visión holística”, ha dicho Carlos Torres Vila refiriéndose a la integración de autoridades en torno a la protección de datos y la ciberseguridad, entre otras.