El proyecto de Ley de Presupuestos para 2017 incluyó varias disposiciones para habilitar los fondos necesarios para hacer frente a las pagas ‘extra’ de los pensionistas de este año ante el déficit cabalgante y las tensiones de liquidez que sufre la Seguridad Social. Sin embargo, para que estas disposiciones puedan ejecutarse, antes deben aprobarse las cuentas públicas en tiempo y forma, y actualmente, siguen sus trámite en el Senado, aunque es de esperar que la aprobación definitiva se produzca como tarde en la primera semana de julio.

Sin embargo, los bancos suelen pagar la nómina de las pensiones aproximadamente el 25 de cada mes, con lo que, de cara al pago de julio, en el que se incluye una de las pagas ‘extra’ del año, los pensionistas ingresarían sin demora su prestación en unos días, pero quedaría pendiente de realizar la transferencia desde la Seguridad Social a las entidades. Eso por eso que el Gobierno está pendiente del desenlace final de los Presupuestos.

El montante ronda los 18.500 millones de euros, resultado de la nómina mensual de las 9,4 millones de pensiones, que ronda los 8.700 millones, la ‘extra’ por el mismo importe, y otros 1.000 millones de euros de la liquidación del IRPF de los pensionistas.

Para que la Seguridad Social pueda hacer ese pago a los bancos debe esperar a que el Presupuesto se apruebe definitivamente. Dicho texto incluye, en primer lugar, una suspensión de la normativa que rige el Fondo de Reserva de la Seguridad Social en lo que se refiere a que solo se podrá hacer uso de un 3% de sus fondos cada año.

Desde el año 2012, cuando empezó a emplearse el Fondo de Reserva para pagar las ‘extras’ de las pensiones, el Gobierno decidió introducir esta excepción en la norma presupuesto tras presupuesto, con la salvedad de que no se había dado hasta ahora la circunstancia de que llegado el momento de pagar la ‘extra’ de julio, las cuentas aún no estuvieran aprobadas.

Si los Presupuestos no llegarán a tiempo, la Seguridad Social solo podría usar un 3% de los 15.000 millones que actualmente se acumulan en la ‘hucha de las pensiones’, alrededor del 450 millones de euros.

Por otro lado, el Presupuesto de 2012 incluía como novedad un préstamo de 10.192 millones de euros, para poder pagar las ‘extra’ sin agotar el Fondo de Reserva. Sin embargo, otra vez, si no se aprueba el Presupuesto no se podrá habilitar este crédito.

Fuentes del Ministerio de Empleo aseguran que aún no se ha tomado la decisión de cómo financiar los pagos del mes de julio, en qué proporción se usarán el Fondo y el crédito previstos, o si tirar de una de las dos vías para cubrir toda la ‘extra’ del próximo mes. Sin embargo, todo depende de que se aprueben sin sobresaltos los Presupuestos. En este sentido, desde Empleo añaden que seguramente se adopte la decisión en los primeros días de julio.

El trámite pendiente de los Presupuestos

Por el momento, el Presupuesto de 2017 se encuentra en tramitación en el Senado, donde el PP no aceptará ninguna enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 en el Senado, donde aún mantiene una mayoría suficiente.

Según informa Europa Press, el texto inicial que llegó de la Cámara Baja a la Cámara Alta no ha sufrido ninguna modificación hasta el momento y todo apunta a que el proyecto de PGE para 2017 seguirá así. No obstante, el debate sobre las enmiendas parciales continuará este jueves.

Concluido el debate de totalidad la semana pasada, en estos días se producirá la reunión de la Ponencia y el dictamen de la Comisión. Así, los senadores tendrán como plazo para presentar los votos particulares hasta las 12.00 horas del viernes 23 de junio, y la tramitación en el Pleno de la Cámara Alta se producirá en la sesión plenaria del lunes 26 de junio.

De esta forma, el proyecto de Ley será debatido y votado la última semana de junio y, si finalmente no se introducen enmiendas en las cuentas, quedará aprobado definitivamente por lo que no será necesario que vuelva al Congreso, tal y como pretende el Ejecutivo.

Cualquier modificación que se introduzca en el Senado, donde el PP cuenta con una cómoda mayoría absoluta, debería ser ratificada después por el Congreso, y se volvería a repetir la votación tan ajustada de esta semana, ya que el PP cuenta con una mayoría de 176 votos, frente a los 174 votos en contra del proyecto presupuestario.