Anarquía en el Ministerio de Fomento: la Agencia de Seguridad Ferroviaria (AESF, por sus siglas) está a punto de quedarse sin director ejecutivo. Todo un escándalo: la AESF es la máxima autoridad responsable de la seguridad de los trenes, y su creación se aceleró a raíz del tráfico accidente de Angrois a finales de julio de 2013. Nació el 1 de abril de 2015.

Este viernes se producirá el cese por jubilación del actual director, Carlos Díez. Nombrado en el cargo en 2015, Díez, ingeniero de Caminos, lleva tiempo queriendo jubilarse y anunciando su marcha. El presidente de la AESF (un cargo simbólico), el actual secretario general de Infraestructuras Manuel Niño, no ha encontrado repuesto al dimisionario. Niño es el principal responsable de encontrar sustituto.

Veto al candidato

Fuentes del ministerio que dirige Íñigo de la Serna censuran la actual situación e indican que el único candidato viable para dirigir la agencia, el subdirector de la AESF Pedro Lekuona, “está vetado por gente dentro de Fomento”. Las mismas fuentes aseguran que para el consejo de administración de este viernes “no hay ningún elemento o prueba que apunte a que Lekuona u otra persona vayan a ocupar la dirección”.

De todas las personas consultadas, hay quien señala que la Agencia de Seguridad Ferroviaria no puede permitirse quedarse sin alguien al frente y que el consejo de administración puede terminar aceptando el nombramiento de Lekuona pese al veto que pesa sobre él. Sobre todo si el caos que se vive en Fomento aparece en prensa.

Carlos Díez ha tratado de adelantar su retirada desde al menos finales de 2016, algo que consumará mañana. Que este medio sepa, varios candidatos sondeados por el ministerio han rechazado la dirección. “Es un marrón”, cuentan conocedores de los entresijos. Este medio no ha podido recabar la versión de Díez ni tampoco la de Pedro Lekuona.

“Dejadez imperdonable”

Según los estatutos, la agencia “ejercerá las funciones de autoridad responsable de la seguridad ferroviaria”. Su objetivo ejerce un control total en materia securitaria: la detección, análisis y evaluación de los riesgos en el ferrocarril, y la ordenación, inspección y supervisión de la seguridad de todos los elementos del sistema ferroviario”. Y esto va desde las vías hasta los trenes y el sistema operativo. Su plantilla tiene aproximadamente medio centenar de miembros, la mayoría procedentes de Renfe y Adif.

La ausencia de candidato ha irritado a muchos altos cargos ferroviarios, que ven en la falta de un relevo claro a Díez “un acto de dejadez imperdonable por parte de Fomento”. Manuel Niño, el responsable de todo, lleva en el ministerio más de 25 años, siendo director general de Ferrocarriles en varias ocasiones (siempre con el PP en el Gobierno).

En todos estos años Niño ha pasado por diversos cargos hasta llegar a secretario general, y su mano está detrás del diseño de muchos de los recorridos de la alta velocidad. Un papel que al cabo de los años se ha revelado ruinoso y con problemas enormes para llevar el AVE a tiempo a las capitales de provincia que esperan este tren como agua de mayo.