El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el crédito extraordinario de 10.192 millones de euros que se recogía en los Presupuestos de 2017 y que el Estado transferirá a la Seguridad Social para poder hacer frente a las dos pagas extra de las pensiones de este año.

La aprobación ha sido posible después de que el Senado haya dado el visto bueno definitivo a las cuentas públicas del próximo año, en las que también se incluye una disposición para suprimir el límite de uso del Fondo de Reserva de la Seguridad Social del 3% para atender necesidades de liquidez de las pensiones.

Así, para pagar la extra de verano se tomarán 5.986 millones del préstamo del Estado y otros 3.514 millones del fondo de reserva -la denominada ‘hucha de las pensiones’–, con cargo al vencimiento natural de activos y cupones en los que está invertido durante el primer semestre.

17.218 millones solo en julio

Como es habitual, la Tesorería General de la Seguridad Social afronta en estas fechas un importante desembolso, ya que los beneficiarios de los más de 9,5 millones de pensiones perciben su nómina habitual más la paga extra de verano y además hay que abonar el IRPF de las pensiones sujetas a este impuesto.  Obligaciones que en esta ocasión alcanzan los 17.218 millones de euros. La Seguridad Social dispondrá de 9.500 millones de recursos adicionales para cumplir con estos deberes.

Con estas disposiciones, el valor del Fondo de Reserva a precio total de adquisición asciende a 11.602,16 millones de euros, el 1,04% del PIB del 2016. El valor de mercado estimado es de 11.677 millones de euros, el 1,05% del PIB. El resto de recursos para abonar las dos pagas y el resto de obligaciones proviene de la recaudación propia del sistema.

La utilización de parte del préstamo habilitado por los PGE para 2017 y aprobado hoy tiene como fin mantener las reservas del Fondo sin tener que desinvertir activos, con la penalización que ello conllevaría.