El secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, ha avanzado este lunes que el Gobierno ha aceptado estudiar la implantación de la jornada de 35 horas semanales en el sector público y ha explicado que se hará por sectores para ver “dónde se puede aplicar y dónde no”. En cuanto al horizonte temporal, la modificación podría tener cabida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018, informa Efe.

En rueda de prensa tras la comisión de seguimiento que ha hecho balance de los acuerdos alcanzados en la Conferencia de Presidentes, hace seis meses, el secretario de Estado ha dejado claro que el Gobierno no va retirar el recurso presentado ante el Tribunal Constitucional contra la Junta de Andalucía, que ya implantó la jornada de 35 horas, y ha explicado que la modificación se pretende llevar a cabo “a futuro”.

Fuentes del Gobierno han concretado que se comenzará a trabajar en un estudio que analizará esta posibilidad “partida por partida de cara a los próximos Presupuestos”.

Hasta entonces, el secretario de Estado ha insistido en que la intención del Gobierno es cumplir la Ley y que actualmente la jornada laboral es de 37,5 horas.

Este mismo lunes, el sindicato de funcionarios CSI-F había vuelto a pedir al Gobierno que incluya la restitución de las 35 horas semanales en los próximos Presupuestos.

Los sindicatos de la función pública entienden que el Ejecutivo no puede oponerse a esta jornada en el caso de que haya sido negociada y  pactada libremente entre los responsables de una administración y sus representantes sindicales, como ha ocurrido en Andalucía, en Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, País Vasco o en el Ayuntamiento de Madrid.