Los tambores de guerra en torno al bitcoin pierden fuerza. A escasos días del conocido como Día de la Independencia, fechado el próximo 1 de agosto, cuando la mayor moneda del mundo digital podía llegar a dividirse en dos, el mercado está empezando a atisbar una solución pacífica.

El bitcoin se ha visto fuertemente golpeado en las últimas semanas por los crecientes temores a que los principales actores del mercado (los conocidos como mineros) acabaran propiciando una escisión en la moneda por sus diferentes posturas a la hora de abordar una reforma que trata de solucionar los problemas de capacidad de la moneda digital.

Los mineros se han mantenido divididos en torno a dos propuestas diferentes para la aplicación de Segregated Witness (SegWit), un desarrollo que, básicamente, elimina ciertos datos de las transacciones para conseguir aliviar el espacio y la cantidad de datos que cada una de ellas produce y carga en la red. De esta manera se podrían meter más transacciones en cada bloque minado. Pero en las últimas jornadas, el mercado parece haber alcanzado cierto consenso en torno a la propuesta (BIP) 91.

Este hecho ha facilitado la recuperación del precio del bitcoin en los mercados, tras la fuerte corrección experimentada en las últimas semanas. En sólo cuatro jornadas, la mayor criptodivisa del mercado, que mueve más de 42.000 millones de dólares, ha experimentado un repunte superior al 35% y se ha situado por encima de los 2.600 dólares por primera vez desde principios de julio.

Goldman Sachs estima que podría escalar otro 40%, hasta 3.770 dólares

A favor de la cotización del bitcoin ha jugado un reciente informe de Goldman Sachs, en el que se muestran optimistas respecto a las perspectivas de la moneda. Sheba Jafari, analista técnico del banco, que acertó que la reciente caída de los precios se detendría en torno a los 1.800 dólares, pronostica ahora un posible repunte hasta el entorno de los 3.000 dólares que podría, incluso, prolongarse hasta alrededor de 3.700 dólares. Esto significaría una escalada de hasta un 40% para una divisa que acumula ya una revalorización superior al 160% desde el inicio de 2017.

Sin embargo, la clave de la reciente remontada parece responder en mayor medida a la atenuación del riesgo de «guerra civil» entre los operadores de bitcoin. En los últimos días, algunas de las principales cámaras de procesamiento de las transacciones con bitcoin como AntPool, BitClub, Bixin, BTC.com y Bitfury, entre otras, han dado su apoyo a la propuesta de mejora de (BIP) 91. Se espera que otras de estas cámaras sigan sus pasos en los próximos días.

De este modo, (BIP) 91 cuenta ya con una cuota de mercado próxima al 80%. Si lograra alcanzar esta cifra y mantenerla durante al menos tres días, esta solución quedaría definitivamente implantada.

Las recientes dudas de bitcoin han golpeado en las últimas semanas al conjunto del mercado de monedas digitales. Este mercado, en el que además de bitcoin destacan divisas como ethereum y ripple, ha visto reducirse su valor conjunto desde los 115.000 millones de dólares que alcanzó el pasado 20 de junio a poco más de 90.000 millones a día de hoy.