Dicen por estos pagos (calle San Bernardo, Madrid) que el halago debilita. Quizá sea así, pero a veces sienta bien. Los datos de ComScore -medidor oficial de las audiencias de medios digitales- han certificado que El Independiente tuvo en junio 954.000 usuarios únicos. Diez meses después de haber nacido -el 22 de septiembre de 2016-, casi un millón, una cifra prevista para el próximo mes de diciembre.

El camino recorrido demuestra que la apuesta realizada hace menos de un año no se debe pervertir: periodismo de calidad, con información propia, sin prisas (aunque una última hora es una última hora) y alejado del ruido. No construimos el proyecto sobre la información viral -cosa distinta a viralizar la información-, sobre vídeos de gatitos o morbosos que, sabemos muy bien, podrían multiplicar el número de lectores. No queríamos eso ni lo queremos.

El camino recorrido no ha sido fácil: poner en marcha un medio, darlo a conocer y, sobre todo, conseguir la fidelidad del público y su crédito no es cuestión de dos días. Y nos queda mucha tarea.

El camino que hay por delante tampoco lo será: se ha de consolidar el proyecto, se han de realizar mejoras, corregir errores y alcanzar mayores cuotas de audiencia. Pero dijimos al nacer que no íbamos a entrar en la guerra de los datos y no lo haremos. Esta pieza responde sólo a una razón: celebrar lo que hemos conseguido y compartirlo con los lectores.

Entre los medios digitales españoles somos todavía pequeños pero, sin duda, relevantes. Creemos tener un buena consideración por parte de los usuarios: por la calidad de nuestras informaciones, por nuestro diseño, por nuestra apuesta del fin de semana. Creemos que ésa es la clave para consolidar la marca, el proyecto y la empresa. Por ese camino seguiremos.