Cristiano Ronaldo tendrá que enfrentarse a la Justicia este lunes. El jugador del Real Madrid, que no ha viajado a la concentración de su equipo en Estados Unidos, acudirá al juzgado de Pozuelo de Alarcón a las 11 de la mañana para declarar en calidad de investigado, acusado de defraudar 14 millones de euros a Hacienda.

La Fiscalía presentó una denuncia contra el luso por cuatro delitos cometidos entre 2011 y 2014, que suponen un fraude de 14.768.897,40 euros a través de un entramado societario creado en 2010 para ocultar sus derechos de imagen, tal y como recogió El Mundo en una serie de informaciones.

El ministerio público le acusa de haber incumplido de forma «voluntaria y consciente» con sus obligaciones fiscales en España. En un informe, la Agencia Tributaria recoge que en 2008 el jugador otorgó a su agente un poder para firmar un contrato de trabajo con el Real Madrid entre las temporadas 2009-2010 y 2014-2015 y que quedó firmado por ambas partes el 21 de junio de 2009.

El propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ya explicó que «nadie es un delincuente si no está sentenciado», y rompió una lanza a favor de figuras públicas ante las que se levanta un fuerte ruido mediático.

«Ya se le ha declarado públicamente culpable», dijo Montoro poco después de que se hicieran públicas las acusaciones contra Cristiano Ronaldo. «Hay que tener más equilibrio», ha afirmado.

En cualquier caso, la estrella del Real Madrid y de la selección de Portugal no podrá evitar su paso por los juzgados de Pozuelo de Alarcón, donde tendrá que aclarar que pasó exactamente con ese dinero que no pagó a Hacienda. Lo más probable es que toda la situación termine por resolverse con una multa económica que, dado el músculo financiero del protagonista, no tendrá problemas en satisfacer.