Aena, su matriz Enaire y los sindicatos están de acuerdo: hace falta aumentar las plantillas y elevar los salarios. Las compañías meten así a presión al Gobierno, ya que dejan en manos del Ministerio de Hacienda y del de Fomento que abran la mano con las limitaciones salariales existentes por tratarse grupos de titularidad pública y, con ello, evitar la huelga que preparan los sindicatos.

Los sindicatos apuntan que, de no lograr un acuerdo en estas dos materias con representantes de los ministerios de Fomento y Hacienda en una próxima reunión, el martes día 29 en Madrid, la huelga «será inevitable», informa Efe.  Estas mismas fuentes han reiterado a Efe de que «no hay camino intermedio» y que si no hay soluciones tras esa reunión mantendrán la «hoja de ruta de la huelga».

Los sindicatos UGT, CCOO y USO formalizaron un preaviso de paros, que remitieron a la Dirección General de Trabajo. La huelga está prevista a partir del 15 de septiembre y con una duración de veinticinco jornadas.

No obstante, las empresas de gestión y navegación aéreas, participadas mayoritariamente por el Estado, han comunicado hoy que comparten «el planteamiento de base» de los sindicatos en cuanto a la «conveniencia» de incrementar las plantillas por encima de la tasa de reposición y la mejora de los salarios.

Aena y Enaire dicen no tener más margen

El presidente de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), José Manuel Vargas, y el director general del gestor de Navegación Aérea de España Enaire, Ángel Luis Arias, así se lo han reiterado hoy a la representación legal de los trabajadores durante una reunión celebrada en la sede de Aena, en Madrid, y que duró más algo de hora y media.

Fuentes de la Unión General de Trabajadores (UGT) han confirmado a Efe la coincidencia en los planteamientos tanto de los trabajadores como de ambas empresas. Sin embargo, han subrayado que tanto Aena como Enaire les han comunicado que comparten sus reivindicaciones pero que «han llegado al límite» en cuanto a su capacidad negociadora.

Ambas empresas de gestión han recordado que están sometidas a la autorización del Ministerio de Hacienda y Función Pública en estas materias y que se encuentran a la espera de respuesta para poder seguir avanzando en el proceso negociador. La última posibilidad de evitar la huelga en los aeropuertos españoles a partir del 15 de septiembre recae, pues, en el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

Todos piden a Hacienda más plantilla y más sueldo

Aena y Enaire han confirmado hoy que han trasladado a este Ministerio la conveniencia de incrementar las plantillas por encima de la tasa de reposición con el objeto de, añaden en una nota, «dotar al gestor aeroportuario y al gestor de la navegación aérea del capital humano adecuado para atender los retos de los próximos años».

En cuanto a los salarios, ambas empresas creen conveniente «aplicar incrementos acordes con los buenos resultados que se están obteniendo gracias al crecimiento del tráfico aéreo y a la excelente gestión».

Aena y Enaire han comunicado a los sindicatos que ya han solicitado, una vez publicada la Ley de Presupuestos Generales del Estado (LPGE), ante el Ministerio Hacienda y Función Pública, las peticiones de incremento de plantilla y de salarios.

UGT, Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión Sindical Obrera (USO) celebrarán una nueva reunión el próximo martes en el Ministerio de Fomento con el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, con Vargas (Aena), Arias (Enaire) y con la previsible participación de representantes de Hacienda.

De la Serna recuerda los límites por ser empresas públicas

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha mostrado su confianza en que pueda haber acuerdo entre las empresas y sus trabajadores para evitar la huelga, pero ha adveritdo que para que se pueda llegar a un acuerdo de estar «dentro del marco global para la Función Pública». Esto es, que las conversaciones entre Aena, Enaire y los sindicatos deberá estar ligada a la negociación «en el ámbito global de los empleados públicos».

Y es que, según ha avisado el ministro, habrá aspectos como las cuestiones salariales tendrán que debatirse en la Mesa de Función Pública, porque «no puede haber diferenciación entre los distintos empleados públicos». La negociación, según ha puntualizado, debe formar parte de un acuerdo «que no es de Aena», y ni siquiera del propio Ministerio de Fomento, sino que compete al Gobierno en su conjunto.

«Porque lo que no podemos hacer es diferenciación de condiciones laborales y salariales entre unas empresas y otras de la Administración General del Estado», ha remarcado. Según añadido De la Serna, también «habrá cuestiones de carácter organizativo» en las que puede ser posible «abrir diálogo» y «llegar a acuerdos para poder mejorar las condiciones», en casos como la incorporación de nuevos efectivos.

25 jornadas de huelga

Los sindicatos tiene previstos paros de 24 horas, que tendrían lugar los días 15, 17, 22, 24 y 29 de septiembre; 1, 6, 11, 15, 27, 30 y 31 de octubre; 3 y 5 de noviembre; y 1, 4, 5, 7, 8, 10, 26, 27, 28, 29 y 30 de diciembre. CCOO, UGT y USO reclaman, en materia salarial, un abono lineal que permita a los trabajadores participar en los «extraordinarios» resultados de Aena y Enaire, sobre todo teniendo en cuenta que han perdido hasta un 8 % de poder adquisitivo.

Los sindicatos piden también que, además de la tasa de reposición, se creen unos 450 puestos de trabajo en Aena y en torno a 250 en Enaire para garantizar la operación de los centros «en condiciones de seguridad adecuadas», ante la cada vez mayor demanda de vuelos.

Los paros afectarían a labores como las que ejercen los bomberos en los aeropuertos, el personal de operaciones de aparcamientos y cintas de repostaje, personal de maniobrabilidad en pista, electricistas, personal de las áreas de comercial, seguridad e informática, así como los trabajadores de mantenimiento de las torres de control, entre otras tareas.