El Círculo de Empresarios ha salido al paso ante el desafío secesionista en Cataluña. “Cualquier intento de imponer un proyecto político al margen de la ley”, sostiene la organización empresarial en una declaración institucional, “debe tener la respuesta firme de los poderes públicos, ya que tienen la obligación de defender, con prudencia pero con firmeza, la Democracia y el Estado de Derecho”.

El Círculo de Empresarios, en la que se integran decenas de altos ejecutivos del país, ha criticado que la Generalitat y parte de los políticos catalanes hayan optado “de manera irresponsable” por liderar un proyecto que divide a la sociedad. “Utilizar las instituciones, que son de todos, para fines exclusivamente partidistas resulta un fraude a todos los catalanes y al resto de los españoles”.

“Resulta injustificable que quienes tienen la responsabilidad de gobernar propongan un proyecto, que además de ser inviable, divide a la sociedad, enfrentando hermanos contra hermanos, y padres contra hijos, rompiendo amistados y relaciones profesionales, conduciendo al conjunto de la sociedad catalán a un auténtico precipicio”, se dice en la declaración, leída hoy en un acto público en Madrid, apenas dos semanas antes de que se intente celebrar la consulta por la independencia del 1-O.

Salir a la palestra en Cataluña

El presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, ha asegurado que los directivos “están horrorizados ante esta deriva y ante el comportamiento de unos gobernantes que incumplen la ley y hacen alarde de ello”, pero que están relativamente tranquilos porque “ven más que improbable la ruptura, imposible”. No obstante, en caso de que se produjera la ruptura, es seguro que “los empresarios tomarían la decisión de reubicarse en otros países de la Unión Europea, y España tendría muchas posibilidades de acoger a esas empresas”.

Vega de Seoane ha dicho que no conocer “a ningún gran empresario” que esté a favor de la independencia, y que incluso los que en algún momento la respaldaban “por cuestiones sentimentales” tras los últimos desbarres legislativos y la convocatoria de un referéndum ilegal “ahora se están horrorizando”. “Algunos tuvieron la frivolidad, no de apoyar, pero sí de arropar esta deriva. Pero ahora tienen conciencia de que es un disparate”.

En este sentido, el presidente del Círculo de Empresarios se ha admitido  que “era difícil para los empresarios catalanes en una situación emocional tan exacerbada salir a la palestra” para rechazar el órdago secesionista y respaldar la legalidad. Pero ha apuntado que los empresarios de la región “tendrían que haber estado más activo contra la deriva secesionista”.

Un reproche que llega apenas unos días antes de que las patronales catalanas Fomento del Trabajo y la Cámara de Comercio vayan a publicar un comunicado conjunto para expresar su respeto a la ley y a la Constitución, al tiempo que harán una llamada al diálogo entre la Generalitat y el Gobierno central.

Reformas futuras

El Círculo de Empresarios también es partidario de abordar reformas en el futuro para mejorar el encaje de Cataluña. En el futuro, cuando esté garantizada la legalidad y el funcionamiento correcto de las instituciones en la región. «Una vez que se supere el clima de tensión e incumplimiento de la ley será el momento de revisar, con sosiego y consenso, cuestiones de profundo calado que afectan no sólo a Cataluña, sino al resto de comunidades».

En este sentido, la organización defienden que «los poderes públicas consensúen las grandes reformas que son necesarias, entre las que se encuentran la financiación de las Comunidades Autónomas y su mejor encaje en nuestro ordenamiento constitucional». «Es preciso reconocer que entre muchos ciudadanos de Cataluña existe un sentimiento de malestar, que es necesario gestionar», indica en su declaración.