Las catástrofes naturales sacuden a Mapfre. La aseguradora se sitúa este martes en sus niveles más bajos en bolsa desde el pasado noviembre, al caer un 1,5%, hasta el entorno de los 2,7 euros. La compañía prolonga así una mala racha que le ha llevado a ceder más de un 9% en el último mes.

Este nuevo tropiezo de la aseguradora que preside Antonio Huertas se produce después de que la compañía informara en la tarde del lunes de que estima, de forma preliminar, unas pérdidas de entre 150 y 200 millones de euros a causa del impacto de los huracanes Harvey, Irma y María en el litoral atlántico de Norteamérica y el Caribe y de los terremotos ocurridos en México los pasados días 8 (Chiapas) y 18 (Puebla).

Mapfre tiene presencia una amplia presencia en Estados Unidos, México, Puerto Rico y República Dominicana, regiones afectadas de forma directa por varios de estos fenómenos naturales. Según las primeras estimaciones de la compañía, basadas en el resultado de episodios similares anteriores, el coste que le supondrán estas catástrofes representará en torno a una cuarta parte de sus beneficios orgánicos.

La compañía está implicada, tanto a través de sus filiales directas, como a través de sus subsidiarias Mapfre Re y Mapfre Global Risk en algunos de los sectores más afectados por la oleada de huracanes, como las actividades petroleras en Texas o la industria hotelera en Florida.

«El impacto en sus resultados cuantificado por Mapfre es muy relevante, ya que supone casi una cuarta parte del beneficio atribuido estimado para el presente ejercicio», comentan los analistas de Link Securities. Además, Mapfre se ha visto obligada a rebajar los objetivos anunciados el pasado mes de marzo para el periodo 2016-2018, que fijaban un ROE (Retorno sobre el beneficio) medio del 11% y un Ratio Combinado (coeficiente que mide la rentabilidad de los seguros) medio del 96%.

Con todo, los analistas de Alantra creen que las pérdidas anunciadas por Mapfre son manejables y descartan un impacto en sus ratios de capital (Solvencia II), «ya que entendemos que el impacto total se absorbe a través de la cuenta de pérdidas y ganancias y Mapfre no liberará provisiones catastróficas».

Las pérdidas de Mapfre son sólo una pequeña parte de las que los recientes fenómenos naturales han generado al sector asegurador global. Según estimaciones de la firma AIR Worldwide, el huracán María ha causado pérdidas a las aseguradoras de entre 40.000 y 85.000 millones de dólares (entre 34.000 y 72.000 millones de euros), la mayor parte de las cuales se centraron en Puerto Rico.

La misma firma calcula que Harvey causó pérdidas por valor de 10.000 millones de dólares, mientras que las asociadas al huracán Irma se estiman entre 32.000 y 50.000 millones de dólares.

En total, los tres huracanes habrían tenido un coste máximo para el sector asegurador de 145.000 millones de dólares (unos 123.000 millones de euros).