Nadie dijo que fabricar el coche del futuro en el presente iba a ser fácil, ni siquiera para Elon Musk. Tesla, la empresa que fundó y que dirige, ha anunciado que apenas ha podido fabricar 260 unidades de su Model 3, el nuevo modelo que busca alcanzar un público masivo con su precio de 35.000 dólares, más de la mitad que el resto de vehículos totalmente eléctricos de la marca.

La cifra es muy baja si se compara con las aspiraciones y las metas que estableció el propio Musk, que en un tuit lanzado el pasado 3 de julio aspiraba a alcanzar las 1.600 unidades salidas de sus fábricas de California y Nevada. De los 260 producidos sólo se han podido entregar 220 a sus dueños antes del final del tercer trimestre del ejercicio fiscal de Tesla.

El fabricante culpa a ciertos problemas dentro de los sistemas de producción que, sin embargo, no son un quebradero de cabeza demasiado grande. «Es importante resaltar que no existen problemas graves en la producción o en el suministro de componentes del Model 3», dice la compañía en un comunicado. «Entendemos qué hay que mejorar y confiamos en resolverlo en el corto plazo», explica la nota.

Tesla sí que ha logrado batir récords de producción con los otros dos modelos de su línea, el Model S y el Model X. Entre ambos fabricó y entregó 26.150 unidades, de las que 14.065 son del primero y 11.865 del modelo más caro y más grande.

En ambos casos es una cifra que sí que ha logrado satisfacer las previsiones de la firma, que aspiraba a entregar 50.000 coches en el primer semestre del año. Conseguido ese hito, es de suponer que van a romper la barrera de 100.000 coches puestos en los garajes de sus compradores antes de que se acabe el año.

Calma bursátil

Las noticias han sido acogidas con bastante calma por parte de los inversores. Tesla cerró la sesión bursátil del lunes con un mínimo avance de apenas una décima, aunque instantes después de la apertura si se empezaba a ver un castigo con retrocesos cercanos al 2%.

En cualquier caso, los títulos de la compañía están en el entorno de los 335 dólares gracias a un avance del 57% en lo que llevamos de año 2017. Así, la capitalización de Tesla está en el entorno de los 57.000 millones de dólares, más de 48.000 millones de euros.

Todo parece idílico para Tesla, pero tiene por delante un desafío con su Model 3. Según las siempre optimistas previsiones de Elon Musk, a finales del año 2018 podrán fabricar más de 10.000 unidades a la semana en sus plantas de Nevada y California, algo más que necesario para cumplir con la gran demanda que tiene el vehículo: ya hay más de 500.000 personas esperando para recibir su coche.