Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, ha señalado que la decisión de trasladar la sede social de Barcelona a Valencia no es provisional. “Hemos trasladado la sede a Valencia y las sedes sociales no tienen plazo de vigencia. En este momento está aquí porque confiamos en la estabilidad de la región, y no se le ha querido conferir un carácter de temporalidad. El consejo del grupo pudo haber dicho que la decisión sería temporal y no lo dijo”, ha señalado el ejecutivo durante la presentación de resultados del tercer trimestre en Valencia.

Ha subrayado que el cambio de sede fue una decisión técnica para proteger el interés de los clientes y de los accionista y ha rechazado presiones del Gobierno para trasladar el domicilio social.

La entidad asegura que el cambio de sede es una decisión técnica y niega presiones por parte del Gobierno

La entidad celebrará sus juntas, consejos y presentaciones de resultados en Valencia, pero no contempla trasladar centros operativos.

Sobre la salida de depósitos tras el  simulacro del referéndum el 1 de octubre, Gortázar no ha querido cuantificar cifras, aunque ha destacado que se he vuelto a la normalidad. “El impacto fue negativo en depósitos, pero moderado. Se ha parado y revertido. Seguimos en la senda de crecimiento. No es adecuado cuantificar, pero lo importante es que la salida fue moderada, estabilizada, tras el cambio de sede, y ahora seguimos creciendo con comodidad”, sostiene.

El consejero delegado de CaixaBank ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los clientes, asegurando que las cuentas y depósitos están protegidos en las cuentas de oficinas en Cataluña o en el resto de comunidades. “Todo mi dinero está en la oficina de la Diagonal de Barcelona”, ha comentado.

Al respecto de los posibles efectos del órdago secesionista, Gortázar considera que “la inestabilidad no es buena y difiere decisiones de consumo e inversión”. No obstante ha puntualizado que “no es lo mismo que la inestabilidad sea una situación puntal  o que se prolongue muchos meses. Espero que los dirigentes hagan que no se prolongue. Si es así, tendrá un impacto muy dañino para la economía, pero si no, creo que podremos salir de este parón”.

Cláusulas suelo

El ejecutivo ha señalado que han destinado 210 millones de euros a devolver a sus clientes lo que les habían cobrado indebidamente por cláusulas suelo abusivas. Ha destacado que la entidad eliminó en 20155 estas cláusulas, que habían heredado de integraciones, especialmente Banca Cívica.

Desde que se aprobó el Real Decreto, Gortázar señala que han recibido 94.161 reclamaciones que han sido gestionadas por un equipo de 273 personas. De éstas, casi la mitad, un 48%, cumple con los criterios de transparencia, por lo que no ha correspondido ningún tipo de devolución. El 51% ha sido aceptado por no cumplir los criterios de transparencia. El importe del 90% de las reclamaciones aceptadas ya ha sido desembolsado. El 10% restante está pendiente de la aceptación por parte de la cllientela.

Beneficio récord

CaixaBank ha logrado en los nueve primeros meses del año un beneficio de 1.488 millones de euros, un 53,4% más que en el mismo período del año 2016, lo que supone el mejor resultado de la historia del grupo en este período, gracias a la integración del banco portugués BPI.

CaixaBank ha conseguido asimismo su mayor beneficio trimestral, con 649 millones entre julio y septiembre, un 48,7% más que en los tres meses anteriores, según ha informado la entidad, que recientemente ha trasladado su sede social y fiscal de Barcelona a Valencia debido a la crisis política en Cataluña.