Para ACS la batalla por Abertis se antoja un desafío muy exigente. Los 18.580 millones de euros que la empresa que preside Florentino Pérez ha ofrecido para hacerse con el control de la gestora de autopistas precisan de un esfuerzo financiero de calado para un grupo que vale menos de 10.400 millones de euros, según su capitalización bursátil. Y la posibilidad de tener que elevar aún más la oferta si Atlantia mejora la suya elevan exponencialmente la exigencia.

La adquisición de Abertis se antoja estratégica en los planes de ACS, que, en ese contexto, precisa llegar a la batalla en la mejor forma financiera posible. Y los datos presentados este lunes pueden resultar alentadores. La compañía ha anunciado que a cierre del tercer trimestre de 2017 su deuda neta se situaba en los 1.416 millones de euros. Esta cifra supone una reducción de casi 240 millones de euros en los últimos tres meses y representa una reducción de casi la mitad frente a los 2.751 millones de deuda que registraba hace justo un año. En los últimos cuatro ejercicios se ha recortado en un 73%.

Según explica el grupo constructor, este acelerado desapalancamiento responde a la venta de Urbaser y a la «sólida generación de caja» de los negocios.

Porque además de la reducción de la deuda, ACS ha exhibido en sus cuentas la buena marcha de su actividad. La compañía que preside Florentino Pérez obtuvo un beneficio neto de 603 millones de euros en los nueve primeros meses, un 5,8% más que en el mismo periodo del año anterior y el mejor resultado a estas alturas del ejercicio desde 2011. Las ventas se elevaron un 10,2%, hasta los 25.758 millones de euros.

Estas cuentas han estado apoyadas por la evolución del negocio de construcción internacional, impulsado principalmente por sus filiales Hochtief -a través de la que ha lanzado la oferta por Abertis- y Cimic. El negocio constructor de ACS creció un 13,3% y aportó el 76,7% de los ingresos y el 70% del beneficio bruto de explotación (Ebitda) totales de la compañía.

Asimismo, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 1.712 millones, con lo que progresó un 13,2%, también impulsado por la actividad constructora.

Durante los nueve primeros meses de 2017, ACS ha reforzado su internacionalización. En este periodo, el 87,3% de sus ingresos provinieron del exterior, fundamentalmente de Norteamérica, primer mercado del grupo, que aporta casi la mitad (43,8%) de su facturación, y también de Asia Pacífico, que es el segundo mercado con un 28,8%, mientras que España queda relegado como tercer mercado, con un 12,7% del negocio. El mercado que más ha crecido es África, con un incremento del 72%, pero aún representa apenas un 1,5% del total.