Cada promoción de jueces y fiscales recibe un nombre: a la que salió de las últimas oposiciones (2015, ya que las de este año se siguen aún celebrando) se la denomina Promoción 67, y tuvo la mala suerte de coincidir con el fenómeno de las cláusulas suelo. Es decir, el recargo ilegal que los bancos cobraban a las hipotecas cuando el Euríbor bajaba, que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea obligó a devolver con retroactividad en diciembre del año pasado. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) endosó en mayo pasado a la mayoría de los 65 nuevos magistrados de la Promoción 67 los juzgados especializados en cláusulas suelo.

Ahora el CGPJ acaba de prolongar sine die el nombramiento como “jueces sustitutos” de los jueces en prácticas, que es una manera de decir que los magistrados en prácticas continuarán en los juzgados especializados. Casi 40 de los 65 jueces surgidos de las oposiciones de 2015 continuarán en estos “Juzgados de Primera Instancia bis” indefinidamente, ya que su estatus vencía el 1 de diciembre, esto es, este viernes. Seguirán en los tribunales especializados “hasta que se les haga entrega de los despachos, a comienzos de 2018”, según portavoces del Consejo General.

Los jueces de las oposiciones de 2015 continuarán así hasta comienzos del año que viene

La entrega de los despachos, un acto que se produce en presencia del Rey, lo tendrán que decidir al alimón entre el CGPJ, el nuevo Fiscal General del Estado, el Ministerio de Justicia… pero no hay fecha. Por lo tanto, la renovación de la mayoría de la Promoción 67 en los juzgados especializados no conoce aún un horizonte temporal. Varias asociaciones judiciales protestan vehementemente contra esta decisión.

Tres años después de la convocatoria de oposiciones, Juezas y Jueces por la Democracia (JpD, progresista) denuncia que “no se han vuelto a convocar pruebas de acceso a la categoría de Juez desde entonces, y no existe previsión alguna de que vayan a convocarse, siquiera para atender a la renovación generacional entre los miembros de la carrera judicial”. Para JpD, el nombramiento como jueces sustitutos de la nueva promoción “se efectuó con total escarnio de sus derechos profesionales”.

Varios magistrados denuncian la “frustración” de la nueva promoción en estos juzgados especializados

Varios profesionales consultados deploran que la asignación de este rol causa “frustración” entre los jueces en prácticas. “Las cláusulas suelo representan una carga excesiva de trabajo y poca dificultad jurídica”. “Cuando alguien aprueba la oposición”, critica uno, “prefiere encarar nuevos retos antes que completar un trabajo casi automático echándole muchas horas”.

Es cierto que la carga laboral es excesiva. Según un reciente informe del CGPJ, hay juzgados que tienen acumulados más de 22.000 casos relativos a las cláusulas suelo. Nada menos. Es estos juzgados especializados, la tramitación de las denuncias corre a cargo de un solo juez en prácticas. Y los casos más sangrantes se dan en Madrid, donde dos jueces en periodo de pruebas tienen apilados 22.234 asuntos. Es decir, más de 11.000 cada uno.

El CGPJ dice que firmaron un escrito voluntario: la alternativa era quedarse en casa y no ejercer

Desde el CGPJ alegan que los jueces en prácticas solo estarán unos cuantos meses, por lo que la renovación de su estatus tiene un carácter a corto plazo. “Esos jueces han firmado una carta voluntariamente dando su consentimiento expreso a la continuidad en esos juzgados”, subrayan en el Consejo. Pero la alternativa era peor: no firmar y quedarse en casa sin ejercer la judicatura, hasta tomar posesión de sus respectivos despachos.

En la asociación mayoritaria, la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), difieren con JpD de la percepción de los tribunales expresamente creados para agilizar el problema de las cláusulas suelo. “Es una respuesta a un problema surgido en la sociedad y que en principio es buena”, comenta Carmen Robles, miembro de este colectivo y juez de Adscripción Territorial en el Juzgado de Instancia número 15 de Barcelona. Pero “la puesta en marcha de estos juzgados y su funcionamiento no está resultando todo lo beneficiosa que se desearía debido a la falta de medios personales y materiales”, concede.

Asociaciones divididas

Para Robles la prórroga de la Promoción 67 debe ser “transitoria y excepcional”. “Sería ideal y recomendable que se fijase un calendario con las previsiones para la toma de posesión de los jueces en prácticas en sus definitivos destinos”, destaca.

Los juzgados especializados concluirán su andadura el 31 de diciembre. Vista la avalancha de casos, los Juzgados de Primera Instancia bis podrían renovarse. JpD ataca el “descrédito , desidia y falta de previsión con que el Consejo General del Poder Judicial trata a los integrantes de la Carrera Judicial”, según un comunicado de esta asociación.