Más de 4.000 opositores (4.200 concretamente) a jueces y fiscales se examinan este sábado 7 de octubre. Solo 100 lo conseguirán, porque ese es el número de plazas habilitadas por el Gobierno. Pero todos pueden quedarse sin hacer el examen por el problema catalán: de entrada hay 878 aspirantes convocados en Barcelona, una de las cuatro sedes en toda España, que no saben si finalmente podrán asistir. Debido al conflicto nacionalista en Cataluña, la opción de anular el examen en la capital barcelonesa está sobre la mesa, según ha podido saber El Independiente. Y de cumplirse este temor se cancelarían las pruebas en las otras tres sedes, o al menos eso establecen las bases del concurso.

Primero, una suerte de comunicado interno del CGPJ del martes 3 de octubre indicaba que «ante la situación de gravedad que vive Cataluña, el CGPJ estudiará la viabilidad de hacer el examen del próximo sábado en la sede de Barcelona. Todo depende de si es posible garantizar la seguridad«.

«La fecha del examen no se cambiaría», añadía la nota interna. «Todo sigue igual en Madrid, Granada y Valladolid», las otras tres sedes oficiales (esta frase contradice las bases). «Se espera nota oficial del CGPJ mañana a mediodía».

EL CGPJ debatió la viabilidad de hacer el examen en Barcelona

Posteriormente, el cónclave del Poder Judicial debatió el asunto y adoptó la decisión de continuar con la convocatoria, a pesar de que no es la única oposición estatal que atraviesa estos días problemas de organización en la capital catalana. El CGPJ publicó una nota escueta en su web: «La Comisión de Selección, en relación con la celebración el próximo día 7 de octubre de 2017 del primer ejercicio de las pruebas de acceso para las Carreras Judicial y Fiscal para el año 2017, RECUERDA que el primer ejercicio se celebrará el día 7 de octubre de 2017 en las sedes y lugares concretos publicados en su Acuerdo de 19 de septiembre de 2017».

Al mínimo altercado, se cancelará el examen en toda España, postergándose la fecha

Sin embargo, según confirman fuentes del CGPJ, la comisión mantiene la decisión de anular el examen si sucede el mínimo altercado. Esta decisión -la suspensión del examen- anularía automáticamente las convocatorias en Madrid, Granada y Valladolid -siempre de acuerdo con las bases- y todo apunta a que obligaría a postergar la fecha. Todo está en el aire y nadie sabe muy bien lo qué pasará el sábado. Los tribunales de selección en España además carecen de experiencia para lidiar con conflictos de esta naturaleza.

Los foros de opositores en las redes sociales arden. «Sobre lo de Barcelona y el test he encontrado esto en las bases», informa en un foro una candidata a jueza o fiscal. «Para asegurar la igualdad de todos los opositores, uno de los puntos dice que los test serán simultáneos en todas las sedes y el lugar del examen se avisa con 10 días, al menos, de antelación». «Así que una de dos», concluye la afectada, «si lo cambian, lo cambian a toda España».

Según las bases, un cambio de examen afectaría a las otras tres sedes, Madrid, Granada y Valladolid

En opinión de usuarios que han dejado su opinión en las redes, trastocar los planes sería «un grandísimo fastidio, y no solo para los de Barcelona», opina otro. «Hay quien ya ha reservado hotel y comprado billetes de tren o de avión. Lo más probable es que lo mantengan, pero existe el riesgo de ocupación de la universidad, aulas o algún tipo de acoso», deplora.

Una de las aspirantes contactadas por teléfono critica la falta de previsión del CGPJ: «El Consejo debería de haber sabido, con las informaciones que había antes del referéndum ilegal del 1-O, que la situación podría desmadrarse tras el pasado domingo. Y deberían de haber previsto un plan B, que podría ser perfectamente trasladar la sede de Barcelona a Zaragoza o Valencia». A Barcelona normalmente acuden los opositores residentes en Aragón, Baleares o Comunidad Valenciana, además de la propia Cataluña.

Críticas al CGPJ por la falta de previsión. «Hay riesgo de ocupación de aulas», teme un candidato

El cabreo de los candidatos es evidente: la media para sacarse una plaza rebasa los cinco años, una media que ha subido desde los recortes de plazas de 2011 y su congelamiento posterior. Antes de 2011 se convocaban 400 plazas, hasta cuatro veces más que ahora. El miedo a que se produzca algún tipo de altercado que pueda tan solo desconcentrar a los opositores es real, según se palpa en los foros.

El conflicto abierto tras el 1-O en Cataluña golpea a los opositores de diversas formas, y no solo por la hipótesis de disturbios durante el examen. La huelga política que arrancó el martes les complica el desplazamiento a las cuatro sedes, como reprochan algunos en los foros. «Tengo muy malas noticias», apunta un aspirante en redes.Renfe tiene un montón de cancelaciones, entre ellos mi tren para ir a Barcelona. Yo no sé qué va a hacer el CGPJ, pero esto empieza a parecer misión imposible».