La denominada Promoción 67, la nueva promoción de jueces recién salidos de las oposiciones y a punto de debutar en la carrera judicial, ha sido destinada forzosamente a los juzgados especializados sobre cláusulas suelo. Así lo han contado varios testigos de la magistratura a El Independiente y así lo reconoce el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en una nota enviada a los medios la tarde del jueves: “En un primer momento”, dice la nota, “serán los 65 jueces en prácticas de la 67 promoción de la Escuela Judicial, que han recibido formación específica sobre la materia para reforzar sus conocimientos y garantizar menores tiempos de respuesta, quienes realicen preferentemente estas funciones de refuerzo en los órganos especializados”.

A lo largo del jueves este medio ha conversado con algunos afectados, además de otras fuentes judiciales: todos los consultados rechazan que se haya dado una “formación específica sobre la materia”. “No se ha dado una formación intensa sobre un tema que requerirá mucho trabajo porque los tribunales especializados estarán desbordados”, denuncian. Los tribunales especializados arrancan el 1 de junio próximo, la semana que viene.

Muchos jueces noveles se frustrarán por el destino forzoso”, denuncian magistrados

Varias voces cargan contra esta decisión. “Meter a los aprendices frustrará las expectativas de muchos jueces jóvenes deseosos de seguir cada uno su carrera, porque las cláusulas suelo, además de mucha carga de trabajo en según qué audiencias provinciales, no revisten una especial dificultad judicial: todos los casos se van a guiar por un mismo patrón”, que es el que marcó el Tribunal de Justicia de la UE en diciembre, añaden.

Aprobadas las oposiciones, los jueces noveles deben pasar nueve meses en la escuela judicial de Barcelona, seguidos de seis meses de prácticas tuteladas en diferentes juzgados en España; a continuación viene un periodo de cuatro meses “de sustitución y refuerzo” antes de la ceremonia: para la promoción 67, el periodo cuatrimestral consistirá en lidiar con miles de casos de cláusulas suelo. “Normalmente un juez empieza en una ciudad o en un pueblo grande y a partir de ahí asciende por la rama judicial que más le interese. Pues a la promoción que viene le han hecho una faena”.

La escuela judicial dura 9 meses, las prácticas tuteladas 4: después les tocará ir a juzgados especializados

La nueva promoción de jueces no solo se ocupará de cláusulas suelo: la encomienda de otras labores dependerá de la circunscripción territorial que se les asigne. “En el caso de que los presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia consideren que en los juzgados especializados no existe carga de trabajo suficiente, estos jueces realizarán funciones de refuerzo transversal”.

Juzgados sin voluntarios

Destinar a los magistrados recién salidos de la escuela judicial responde a una denuncia en boca de muchos: la ausencia de jueces deseosos de formar parte de este tipo de tribunales especiales. El CGPJ, en respuesta a este medio, niega la falta de compromiso. “Se trata de juzgados ya existentes, a los que se atribuye el conocimiento de una materia concreta en virtud del artículo 98.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial”, indican portavoces. “Todos ellos, por tanto, tienen un juez titular al frente”.

La Comisión Permanente del CGPJ ha aprobado de hecho este jueves 25 de mayo por seis votos a dos la especialización de un total de 54 juzgados de Primera Instancia –uno por provincia en la península y uno en cada una de las principales islas de los archipiélagos canario y balear-. La duración de estos tribunales vencerá el 31 de diciembre de este año, así que tendrán una vida de seis meses.

Hay motivos para pensar que la administración judicial se desbordará. El proceso extrajudicial entre bancos y particulares afectados por cláusulas suelo no está funcionando, y muchas entidades financieras no están admitiendo las reclamaciones económicas que les hacen miles de sus clientes.