El Gobierno vasco ha dado a conocer hoy que el pasado mes de diciembre formalizó la compra del 1,24% de la CAF en una operación de adquisición de acciones de la compañía por un importe de 15 millones de euros. La entrada del Ejecutivo de Urkullu en el capital de la CAF se produce tras la adquisición de los títulos a Kutxabank. Se trata de la primera operación relevante del Fondo de Capital Público-Privado que desde hace un tiempo intenta impulsar el Gobierno vasco y de la que esta operación es su primera intervención de relevancia. Con este fondo aspira a garantizar el crecimiento y el arraigo en Euskadi de empresas vascas “con potencialidad tecnológica y de internacionalización”.

La compra de 425,879 acciones de Construcciones Auxiliares de Ferrocarriles, CAF se ha formalizado a través del Instituto Vasco de Finanzas, al que el Gobierno había dotado de 30 millones de euros. La operación con CAF se ha llevado a cabo, según han explicado hoy los consejeros de Desarrollo Económico, Arantza Tapia y de Economía, Pedro Azpiazu, por el carácter “estratégico y tractor” que tiene la CAF en el tenido industrial vasco.  Ambos responsables han asegurado que este fondo está previsto que se dote con hasta 100 millones a lo largo de los próximo tres años para llevar a cabo operaciones de carácter similar.

El Gobierno vasco crea un fondo público-privado para captar inversores privados y ‘arraigar’ en Euskadi a las principales empresas vascas

La entrada del Gobierno vasco en empresas de referencia no está contemplada para sociedades en situaciones de crisis o debilidad sino para casos en los que el potencial de las mismas es evidente y por tanto conviene reforzar su arraigo en Euskadi.  Esta fórmula se contempla como un nuevo instrumento  financiero en su política industrial. Consiste en la creación de un fondo de 250 millones de euros con aportación pública y privada que permitan la entrada de capital público y con ello atraer a potenciales inversores privados.

Plan de Industrialización

La vía de toma de participaciones en compañías cotizadas se suma a los distintas herramientas de financiación que el Gobierno vaso ya lleva a cabo sobre Pymes y proyectos estratégicos sectoriales. El Plan de industrialización 2017-2020 incluye dos actuaciones dirigidas a impulsar instrumentos de financiación y “adaptarlos al nuevo contexto económico”, en el caso de las Pymes, y “facilitar el desarrollo de proyectos con capacidad de arrastre ofreciendo el apoyo financiero más adecuado a cada caso”.

Tapia y Azpiazu ha recordado que antes de mayo de este año se prevé culminar la reordenación financiera de los distintos instrumentos que ahora aplica la Administración en el apoyo a las empresas. El objetivo es mejorar la flexibilidad de los instrumentos financieros que se brindan a las empresas.